Dubai. Arabia Saudita, el principal exportador mundial de petróleo, extrajo 9,8 millones de barriles por día (bpd) de crudo en julio, con lo que recortó su producción en 300.000 bpd respecto a junio, dijo este jueves una fuente de la industria.

El principal productor de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) suministró al mercado 9,7 millones de bpd en julio, mientras que 100.000 bpd de su producción fue almacenada, agregó la fuente.

La demanda interna de crudo saudí sube fuertemente en el país en los calurosos meses del verano que van desde junio a agosto. Los volúmenes de exportación no estaban disponibles.

La producción saudí de petróleo subió a 10,1 millones de bpd en abril, su punto más alto en más de 30 años, en momentos en que disminuyeron los suministros de Irán debido a un embargo petrolero de la Unión Europea que entró en vigor el 1 de julio.

Tras una breve caída en mayo, la producción saudí repuntó en junio a 10,1 millones de bpd.

En una reunión a mediados de junio, los ministros de la OPEP dijeron que apoyarían un límite para la producción colectiva de 30 millones de bpd, lo que implicaba un recorte de 1,6 millones de bpd frente a un suministro actual de 31,5 millones. Se esperaba que Arabia Saudita realizara una contribución importante en el recorte.

La producción conjunta del grupo de 12 miembros se redujo aún más en julio, a su punto más alto en casi cuatro años, según un sondeo de Reuters, al tiempo que el suministro de Irán cayó a su peor nivel en más de dos décadas debido a sanciones occidentales.

Los precios del crudo cayeron por debajo de los US$90 el barril en junio debido a que Arabia Saudita mantenía su producción en máximos en varias décadas y por un panorama económico sombrío.

Sin embargo, el Brent luego repuntó por encima de los US$110 el barril. Este jueves, se vendía justo por debajo de los US$112 el barril con la esperanza de que China tomará más medidas de estímulo para impulsar su desacelerada economía.