Singapur. Arabia Saudita, el mayor exportador mundial de petróleo, necesita bombear al menos 9 millones de barriles por día (bpd) de crudo en los próximos años y está considerando aumentar la capacidad para satisfacer la creciente demanda, dijo Petroleum Intelligence Weekly (PIW) en un reporte citando fuentes sauditas.

La mayor demanda de combustible impulsada por el crecimiento en China, India y Oriente Medio ha superado las expectativas de Riad, y ahora Arabia Saudita ve un consumo por encima a lo anticipado en el mediano y largo plazo, informó la publicación PIW esta semana.

"Fuentes saudíes prevén que el reino necesitará mantener la producción de petróleo en cerca de 9 millones de bpd o más durante los próximos años", dijo el PIW.

El ministro de Petróleo saudita, Ali al-Naimi, dijo el domingo que la producción de petróleo del reino en abril podría subir respecto a marzo, cuando se bombeó 8,292 millones de bpd.

La producción estuvo por encima de 9 millones de bpd en febrero, cuando el reino produjo 9,125 millones de bpd para cubrir el vacío dejado por Libia, donde la guerra civil interrumpió las exportaciones.

La interrupción de producción de Libia, la amenaza de más recortes del suministro ante la turbulencia política en Oriente Medio y el norte de Africa, y el fuerte crecimiento de la demanda de combustible ayudaron a impulsar los precios del petróleo a máximos de 2 años y medio este año.

El crudo Brent LCOc1 subió a US$127,02 el barril a inicios de este mes, el valor más alto desde agosto de 2008, mientras que el barril en Estados Unidos CLc1 escaló a US$113,46.

Los países consumidores y productores han advertido que los altos costos energéticos pueden afectar el crecimiento económico y dar lugar a la destrucción de la demanda de combustible, pero la OPEP no ha tomado ninguna decisión coordinada para aumentar el suministro.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se reunirá en junio para evaluar políticas de suministro.

El mayor productor de la OPEP, Arabia Saudita, es el único miembro del grupo con significativa capacidad ociosa para aumentar la producción y compensar las interrupciones inesperadas de flujos de petróleo, tales como el corte de exportación de Libia.

Desde hace tiempo el reino tiene una política de mantener una capacidad adicional de 1,5 a 2 millones de bpd.

Para mantener esa reserva mientras se bombea más, Arabia Saudita está evaluando planes para tener una capacidad de más de 12,5 millones de bpd.