La superficie de trigo caerá entre 20% y 30% en la próxima campaña de cultivos de invierno, aunque el porcentaje exacto sólo se puede saber cuando concluyan las siembras que comienzan a fines de mayo, detalló el técnico agrícola de la Federación Uruguaya de grupos CREA (Fucrea), Sebastián Mazzilli.

Unos 60 productores CREA se reunieron el viernes 13 de abril en el Centro Comercial de Mercedes para analizar la zafra de invierno pasada y la que vendrá.

En total, se examinaron los datos de nueve grupos, siete de ellos agrícola ganaderos –de los cuales, uno hace sólo agricultura– y dos grupos ganaderos cuyo 20% de Producto Bruto proviene de la agricultura.

La conclusión fue que “los productores que obtuvieron los mejores resultados fueron los que sembraron temprano –alrededor del 1° de junio– y con semillas de ciclos intermedios largos”, dijo Mazzilli.

El técnico agregó que “lo otro que influyó fue la cantidad de nitrógeno utilizado, obteniendo los rendimientos más altos los que agregaron 100 kilos por hectárea, el equivalente a 200 kilos de urea”.

Los productores CREA analizaron luego las perspectivas, tanto de trigo, que caerá en área, como de cebada, que subirá, aunque no se sabe en qué porcentaje.

“Los números para trigo y cebada no son alentadores. Por eso analizamos qué se puede hacer”, expresó Mazzilli, agregando que “dado que los números del trigo no serán buenos, examinamos las implicancias que puede tener no hacer trigo desde el punto de vista de la rotación y la sustentabilidad ambiental”.

Lo que quedó como conclusión de la jornada fue que “el número del trigo no es bueno, hagámoslo en los lugares que nos dan más seguridad de tener altos rendimientos”, contó el técnico de Fucrea.

Agregó que la estrategia debe ser “repetir las tecnologías que nos vienen dando buenos resultados. Evitar el 25% de las chacras y medidas de manejo que nos dan bajos rendimientos. Con eso ya vamos a obtener mejores valores”.

Costos por las nubes. “El precio del trigo no es tan malo: US$225 la tonelada en promedio. Está por encima de los históricos, pero los costos están muy altos”, expresó Sebastián Mazzilli.

Además puntualizó que “si los costos no bajan y el precio se mantiene entre US$220 y US$230, el rendimiento promedio de equilibrio debe estar entre 3.400 y 3.500 kilos por hectárea, dependiendo de la renta (...) El muy buen año 2011 no se repetirá”.