La acción bursátil de la petrolera estatal fue la que más ganó en los últimos seis meses, superando a la brasileña Petrobras y la colombiana Ecopetrol, y ubicándose por encima de lo que cotizaba antes de su recuperación por parte del Estado nacional.

Asimismo, de las cuatro energéticas latinoamericanas cuyas acciones más se incrementaron entre septiembre y enero último, tres resultaron argentinas, según un análisis elaborado por la consultora Research For Traders (RFT).

Asimismo, YPF ostenta una capitalización bursátil de US$9.469 millones, y activos por 14.988 millones, al finalizar el primer mes del año.

El papel de YPF obtuvo entre septiembre y enero último una ganancia de 49,85%, seguida por la brasileña Cosan, con un aumento de 42,9% en el mismo período; la argentina Transportadora de Gas del Sur (TGS), con 41,6%; y Petrobras Argentina, con 39,9%.

Por su parte, Ecopetrol registró en el período una alza de 8,9% y la brasileña Petrobras una baja de 4.

De esta manera, la acción de la petrolera nacional ya superó el valor de cuando se resolvió su recuperación, ubicándose a fin de enero en 130,6 pesos, por encima de los 115 al que cotizó tras el anuncio realizado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el 16 de abril del año pasado.

Además, desde un piso de 66,50 pesos alcanzado en plena época en que el gobierno español amenazaba con trabar el comercio bilateral y demandar a quienes se atrevieran a asociarse con la petrolera argentina, la acción de YPF trepó 96,3% en este lapso, porque ninguno de los pronósticos sombríos que se hicieron sobre el futuro de la compañía se cumplió.

De esta performance de YPF, el último trimestre fue crucial en su desempeño, ya que si se mide el comportamiento de su acción entre noviembre y enero, el crecimiento fue de 60,4%.

Esto se debió al creciente interés de grandes petroleras mundiales por participar de exploraciones en territorio argentino, en sociedad con la compañía que preside Miguel Galuccio.

Un ejemplo de estos son los acuerdos firmados a fines del año pasado con Chevron y Bridas para la exploración y producción en  Vaca Muerta, uno de los mayores yacimientos de petróleo no convencional (shale oil) a nivel mundial, ubicado en la cuenca neuquina.

A los que se suman el interés de la rusa Gazprom, de firmas chinas y de la brasileña Petrobras, la venezolana Pdvsa y la francesa Total.

En el inicio de 2013 se mantuvo firme el atractivo por la acción de YPF que ganó 23,2% en el mes, mucho más que un plazo fijo.

Además surgió el interés de la uruguaya ANCAP por participar también en Vaca Muerta.