La justicia de Argentina, uno de los mayores exportadores mundiales de alimentos, realizó el martes allanamientos en sedes de 48 empresas multinacionales de granos acusadas de evadir impuestos por US$36 millones, informó el ente recaudador oficial.

Una fuente cercana a la investigación señaló que Bunge, Cargill , Nidera y Noble son algunas de las principales firmas allanadas por la justicia argentina a partir del pedido de la Administración Federal de Ingresos Fiscales (AFIP), el ente recaudador.

El ente inició el año pasado una fuerte ofensiva -que incluyó otros allanamientos y órdenes de detención- en el sector agropecuario para detectar posibles casos de evasión.

Las compañías "habrían evadido aproximadamente 150 millones de pesos (US$36 millones) en operaciones de compraventa de granos en negro a través de la creación de 'sociedades pantalla'", dijo el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, a través de un comunicado.

El gobierno había denunciado en septiembre pasado que cuatro de las mayores compañías exportadoras de granos que operan en Argentina estaban evadiendo el pago de impuestos, aunque no difundió sus nombres.

La justicia allanó luego sedes de la filial local de Bunge y procesó a dos directivos de Cargill, dos de las más importantes comercializadoras de granos del mundo.

En noviembre, una fuente de la AFIP dijo que Molinos Río de la Plata, una de las principales exportadoras de aceite de soja del país, también estaba bajo investigación.

El sector agropecuario es uno de los más pujantes de la economía argentina y el Estado recauda anualmente multimillonarias sumas por impuestos a la exportación de granos y derivados.

Las exportaciones de soja -el principal cultivo de Argentina- y sus derivados le reportaron al país ingresos por alrededor de US$25.000 millones en el 2010, según la Bolsa de Comercio de Rosario, ciudad donde se encuentra uno de los mayores puertos de granos del mundo.