Buenos Aires. Argentina amenazó con tomar acciones legales contra la petrolera YPF tras denunciar que la mayor empresa del país negó el acceso a una reunión de directorio a funcionarios del gobierno, lo que agrava una pelea entre las autoridades y la firma.

Cuatro funcionarios de alto nivel de Argentina, entre ellos el director representante del Estado, denunciaron que YPF, filial de la española Repsol-YPF, les impidió participar en la junta y dijeron que podrían acudir a la Justicia por el hecho, que fue registrado por una escribana.

Pero la empresa, a la que el gobierno responsabiliza por una caída en la producción de hidrocarburos que ha disparado las importaciones, dijo en una nota que sus estatutos sólo permiten participar del directorio al representante acreditado.

"Al momento de iniciarse la reunión de Directorio prevista para hoy (jueves), se hizo presente el representante del Estado, Roberto Baratta, acompañado por tres funcionarios del gobierno nacional y una escribana, con la intención de que todos participen de dicha sesión", dijo YPF.

YPF sostuvo que comunicó a los funcionarios que sólo podía formar parte del directorio el representante acreditado e invitó al resto de la delegación a permanecer en el edificio corporativo para que, una vez concluida la reunión formal, mantuvieran un encuentro con su presidente ejecutivo, Sebastián Eskenazi, y con el presidente de Repsol-YPF, Antonio Brufau.

La empresa, a la que el gobierno responsabiliza por una caída en la producción de hidrocarburos que ha disparado las importaciones, dijo en una nota que sus estatutos sólo permiten participar del directorio al representante acreditado.

"Ante esta situación (...) (los funcionarios) hicieron labrar un acta a la escribana que los acompañaba y decidieron retirarse", agregó YPF.

El representante estatal argentino en el directorio de YPF, Roberto Baratta; el viceministro de Economía, Axel Kicillof; y el secretario de Energía, Daniel Cameron, dijeron en las puertas de la sede de YPF que el Estado podría ejercer acciones legales.

"Nos encontramos con la negativa de YPF de dejarnos entrar. Dejamos constancia de esta negativa en un acta ante escribano", dijo Baratta a periodistas.

"La realidad es que desconocemos por qué hay una negativa" al acceso a la reunión, agregó Cameron.

Tras conocerse la noticia, las acciones de YPF borraron sus ganancias iniciales para caer un 0,88% a 158 pesos a las 17:20 GMT en la Bolsa de Buenos Aires. El índice Merval de la bolsa descendía 0,65% a 2.819,93 puntos.

En las últimas semanas la empresa fue objeto de especulaciones sobre una eventual estatización.

El poderoso ministro de Planificación Federal de Argentina, Julio De Vido, responsable de las políticas energéticas del país, criticó a YPF por no dejar que funcionarios se sumen a la reunión de directorio.

"Habría que ver qué respuestas no le podían dar al Secretario de Energía y al viceministro de Economía, qué tema oscuro iban a tratar por el cual no podían participar estos funcionarios", declaró De Vido.

De Vido también se preguntó "porqué no podían participar el Secretario de Energía, que es el secretario del área, y el viceministro de Economía, que es el representante de las acciones que el Estado tiene en la compañía".

Ejecutivos petroleros y expertos de la industria responsabilizan a las políticas intervencionistas del gobierno por la caída en la producción de hidrocarburos debido a que afirman que el sistema local de precios desestimula la inversión.

Repsol-YPF controla el 58,23% de YPF y el argentino Grupo Petersen tiene otro 25,46% de la compañía. El Estado argentino posee la acción de oro en la petrolera.