El ministro de Planificación de Argentina, Julio De Vido, anunció la incorporación de 3.500 megavatios de generación eléctrica.

El ministro de Planificación, aseguró que esto se llevará a cabo durante los próximos doce meses, con la entrada en funcionamiento de la central nuclear Néstor Kirchner y la terminación de tres centrales térmicas.

De Vido resaltó que en menos de un año será posible tener en pleno funcionamiento a la central nuclear Néstor Kirchner y contar con la finalización de las centrales térmicas Vuelta de Obligado en Timbúes, Guillermo Brown en Bahía Blanca, y Brigadier López en Santa Fe, cuyas turbinas arribaron al país esta semana.

"Todas estas obras son producto de un sistema planificado que incrementa la oferta energética en sintonía con el crecimiento de la demanda producto de un modelo económico industrial y que promueve el consumo", explicó el ministro al detallar que desde 2003 se crearon 220.000 empresas y la demanda eléctrica creció más de un 100%.

La central nuclear comenzará en los próximos días a entregar energía a la red, primero en un 5% y luego se irá incrementando hasta alcanzar el 100%, es decir 745 megavatios, lo que permitirá "terminar este proyecto que estuvo paralizado durante 12 años, con conocimiento y tecnología nacional, por decisión estratégica de Néstor Kirchner".

El ministro De Vido consideró que fueron "cumplidos" los objetivos del Plan Energético Nacional que lanzó el ex presidente Néstor Kirchner en mayo de 2004 De Vido destacó que la ex Atucha II "es uno de los hitos más trascendentes en materia energética para el país y consolida un sector que históricamente fue pionero en nuestro país y lo proyecta hacia el futuro".

Por otra parte, la central Vuelta de Obligado, ubicada en la localidad santafesina de Timbúes, próxima a Rosario, comenzará a aportar en las próximas semanas 560 megavatios con sus dos turbinas de gas, a lo que agregará el año próximo una más de vapor, totalizando 840 megavatios.

Asimismo, la turbina de 280 megavatios para la central Guillermo Brown arribó ayer al puerto de Bahía Blanca y hoy era trasladada a General Cerri, donde estará ubicada la usina que tendrá una potencia de 560 megavatios a ciclo abierto.

La turbina destinada a la central Brigadier López, que arribó esta semana al puerto de Zárate, permitirá sumar 150 megavatios con el cierre de ciclo (turbina de vapor) a los 470 megavatios con que cuenta actualmente la planta ubicada en Sauce Viejo, Santa Fe, que fue inaugurada en el 2012.

El año próximo también se concluirá el cierre de ciclo de Brigadier López (140 megavatios), el de Ensenada (280 megavatios), y empezarán a generar energía la usina a Carbón de Río Turbio de 240 megavatios, incorporando este importante recurso a la matriz energética, la hidroeléctrica Punta Negra en San Juan de 60 megavatios y 500 megavatios del programa de Energía Distribuida.

De esta manera, se sumarán 3.500 megavatios en los próximos doce meses, que equivalen a alrededor de un 14% del peak actual de consumo que es de 24 mil megavatios, registrado el verano pasado.

"Desde 2003 incorporamos 9.000 megavatios de potencia, a través de 156 nuevas centrales eléctricas: la terminación de Yacyretá, las térmicas San Martín y Belgrano, y otras obras incluidas energías alternativas como la eólica, solar y los biocombustibles", enumeró el ministro.

En ese sentido, consideró que fueron "cumplidos" los objetivos del Plan Energético Nacional, especialmente con la estratégica recuperación de YPF para todos los argentinos".