Buenos Aires. Argentina aplicará desde la próxima semana la llamada ley de abastecimiento al sector de combustibles, dijo el viernes la agencia estatal Télam, una medida que busca regular precios y asegurar el flujo de gasolina y diesel, que están registrando sostenidos aumentos.

La agencia de noticias del Estado dijo que la aplicación de la norma regirá "para todos los combustibles" y permitiría al gobierno obligar a expendedores de combustibles a que rebajen los precios.

La ley de abastecimiento data de la década de 1970 e impone sanciones a empresas que no suministren en forma normal la provisión de un producto. Incluso, habilita penas de prisión para quienes incumplan sus disposiciones.

Las sanciones incluyen desde multas y clausuras de comercios y empresas hasta prisión de directivos.Una representante de propietarios de gasolineras dijo que el gobierno no podría cumplir su objetivo.

"Es imposible en este momento retrotraer los precios, porque acá no hay una responsabilidad de las estaciones de servicio (gasolineras) ni de las petroleras", dijo Rosario Sica, presidenta de la Federación de Estaciones de Servicio al canal de televisión TN.

"Es un problema del gobierno, que no ha hecho en estos años un plan energético. No se ha explorado, no hay reservas", agregó.

Una fuente del sector petrolero dijo a Reuters que el anuncio podría ser tan sólo una amenaza que no se llegará a cumplir.

"Es una respuesta a una reacción de la gente que se sorprende con los aumentos y alguna gestión (oficial) hay que mostrar", dijo la fuente a Reuters, hablando con condición de anonimato.

Las importaciones argentinas de productos energéticos han crecido en los últimos años por una demanda en aumento y una caída de la actividad exploradora de hidrocarburos.

Según empresas del sector, los controles de precios han desestimulado la inversión.