Los permisos de exportación de gas licuado de petróleo (GLP) para consumo local de este mes a Paraguay aún no fueron concedidos por el gobierno argentino.

En la práctica ya se están observando restricciones que normalmente se producen en esta temporada para la comercialización externa de este combustible, de alta demanda en invierno, dado que Argentina prioriza su mercado interno y sólo exporta los excedentes.

Hasta ahora apenas fueron autorizadas algunas extensiones -de 500 toneladas- a los cupos ya asignados para marzo pasado.

Según el titular de la Asociación de Propietarios de Estaciones de Servicios y Afines (Apesa), Ausberto Ortellado, “ni siquiera terminaron de autorizar el volumen comprometido para marzo y ni pensar aún abril”.

Ortellado reconoció que ya empiezan a registrarse algunos inconvenientes en la provisión del hidrocarburo, comportamiento típico en esta temporada.

Al ser consultado sobre alguna posible alza del precio al público, respondió que nadie habla aún de ajustes en Argentina. Incluso, alegó, según los datos que manejan, a pesar de que hay inconvenientes en el abastecimiento aún no se traducirán en ajustes.

Además manifestó que existe una importante cantidad de camiones que aguardan cargar el producto para Paraguay en San Lorenzo (Argentina) y que inclusive estuvieron esperando durante el feriado reciente las autorizaciones de las extensiones, que hace muy poco otorgaron.

Primer empleo. Por otro lado, Apesa lanzó el proyecto “Mi primer empleo”, que busca adiestrar a jóvenes con deseos de activar en gasolineras.

Con ello pretenden fomentar no sólo la posibilidad de brindar el primer trabajo a los jóvenes sin experiencia, sino también retirarlos de la calle, en ciertos casos.

El disertante es el socio de Apesa Juan José Rojas y se desarrolla en el local del gremio.