Empresarios del sector automotriz estimaron que en 2012 se registrará un nuevo récord en la venta de vehículos y plantearon su expectativa de rondar el el millón de unidades 0 Km, sobre la proyección de que la crisis global no tendrá un fuerte impacto en la economía argentina.

"El mercado automotriz este año alcanzó un récord absoluto.

Estamos hablando de 850.000 autos", dijo Daniel Herrero, presidente de Toyota Argentina durante el denominado Encuentro de los Líderes, en el predio ferial de La Rural.

"Creo que vamos en el buen camino y en el 2012 creo que podemos a llegar al millón de unidades. Estamos trabajando para eso", sostuvo el directivo de Toyota Argentina.

Herrero dijo que "Argentina está entre los 17 o 18 mejores mercados del mundo y que si se compara en términos globales estamos en el 1 por ciento de la producción" total de automóviles, cifra "que puede seguir consolidándose y que supera a mercados de referencia como Italia o Polonia".

En esa perspectiva de desarrollo, Herrero anticipó que su empresa "en término de exportaciones estará un 30 por ciento arriba" y sostuvo que la demanda continuará en aumento el año próximo viendo que "la crisis global no tendrá impacto significativo en Latinoamérica".

Herrero también destacó el rol de la industria como generador de empleo en base a las estimación de que "por cada empleado, una terminal tiene de 4 a 6 personas trabajando en forma indirecta, con lo cual es un mercado muy bueno que se debe consolidar".

Por su parte, Sergio Rocha, presidente de General Motors, sostuvo que el sector "está viviendo un momento muy importante en la producción de venta de autos en Argentina cuyo mercado estará a fin de año en las 850.000 unidades".

El empresario reiteró -tal como lo anunció la semana pasada a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner- que General Motors continuará "reinvirtiendo utilidades en el país para ampliar la capacidad de producción, contratar empleados y trabajar más en la cadena de valor".

Por su parte, el presidente de Ford Argentina, Enrique Alemañy, también destacó la situación del sector automotriz en el que defendió "la competitividad de los precios de los autos" y sostuvo que "hay liquidez y confianza en los consumidores, factores que se conjugaron en la proyección de la industria".

Alemañy adelantó que su empresa está trabajando para mantener la competitividad, en la inserción de nuevos mercados y hacer que las pick ups que comercializa la empresa estadounidense sean más baratas que en Tailandia.

"El mercado de Latinoamérica es el que más nos conviene, ya que junto con el de Brasil se puede hablar de siete u ocho millones de unidades", indicó al coincidir con el resto de los empresarios automotrices en que no se está viendo un gran impacto en Latinoamérica de la crisis y "sigue habiendo una demanda fuerte".

El presidente de Fiat Argentina, Cristiano Rattazzi, a su turno agregó que desde noviembre ve un mercado similar al de agosto en Brasil y eso los tranquiliza bastante, luego de indicios de retracción en las ventas y en la producción del vecino país.

"El mercado brasileño está mostrando fuerza nuevamente y eso es bueno para nosotros. A Brasil tampoco le está pegando tan fuerte la crisis internacional", enfatizó el titular de la filial local de la marca italiana.

Ratazzi también se refirió a la competitividad del sector sobre lo que entendió que "es la misma que Brasil" a pesar de que en la Argentina "el nivel salarial es más alto".

Fiat tiene, según su presidente, la idea de "continuar con sus fuertes inversiones en el país" de la mano de nuevos proyectos de expansión con lanzamiento de nuevos modelos y de la nueva línea de Palio que tuvo amplio éxito de ventas locales.

Los empresarios destacaron también el fuerte incremento que se prevé en el sector agro automotriz, fundamentalmente en lo que respecta al desarrollo de maquinaria agrícola empujado por la tecnificación del sector.