Buenos Aires. El Ministerio de Industria completó el relevamiento de 30 empresas radicadas en siete provincias que involucran a casi 6.300 trabajadores y están en condiciones de proveer 806 componentes a las terminales automotrices radicadas y del exterior.

Se estima que el sector en general está en condiciones de sustituir exportaciones por 421 millones de dólares durante 2015.

La ministra de Industria, Débora Giorgi, presentó los resultados de la nueva etapa de la Mesa de Integración Automotriz para impulsar un mayor contenido de autopartes nacionales en los autos que se fabrican en la Argentina y propulsar parte de la producción para mercados externos.

Giorgi resaltó que “esta segunda etapa de reindustrialización de la Argentina requiere el mayor esfuerzo para articular ciencia, tecnología e innovación con estándares mundiales de calidad y diseño para internacionalizar nuestro sistema productivo”.

En estos encuentros, ejecutivos de autopartistas y terminales se reúnen para avanzar en la localización de partes y piezas, con la presencia del Estado Nacional, que pone a disposición herramientas de financiamiento y capacitación destinadas a impulsar el sector.

En 2014, la mesa de integración automotriz permitió localizar partes y piezas por casi 217 millones de dólares y, para 2015, hay un potencial de nacionalización de 421 millones de dólares.

El encuentro se realizó en el microcine del Palacio de Hacienda porteño, que contó con la participación de los secretarios de Planeamiento Estratégico Industria, Horacio Cepeda y de Comercio Exterior, Augusto Costa.

Allí, Giorgi explicó que este año se inició una nueva modalidad, ya que se trata de una encuesta que se realiza a más 100 autopartistas para tener un mapa definitivo de la potencialidad de cada una de ellas de proveer a las terminales radicadas en la Argentina.

Ante los representantes del sector, la ministra señaló que “las mesas de integración son una política de Estado”, y explicó: “Impulsamos sinergias entre terminales y autopartistas para lograr una mayor integración nacional y, además, poder exportar autopartes argentinas al mundo”.

Giorgi detalló que la integración en la Argentina alcanza actualmente, pieza sobre pieza, al 35 por ciento, y que el objetivo es llegar al 50%, y adelantó que se trabaja en una nueva ley de promoción y desarrollo del autopartismo para impulsar una mayor localización de piezas y el aumento de las exportaciones sectoriales.

En la primera etapa ya se relevaron 30 empresas, de 7 provincias, que involucran a casi 6.300 trabajadores, en condiciones de proveer a las automotrices 806 componentes, que incluyen piezas fundidas, forjadas y estampadas, ruedas de aleación de aluminio, amortiguadores, componentes eléctricos y electrónicos, pastillas de freno y conjuntos de embrague.

Posteriormente se incorporarán otras empresas y nuevos componentes, como fijaciones, ejes traseros, cables eléctricos, radios, módulos de control, alarmas y sensores, entre otros.

Se implementarán tanto mesas individuales de trabajo, entre una terminal y una autopartista, como mesas grupales, en la que una terminal se reunirá en forma simultánea con varias potenciales proveedoras.