Buenos Aires. Argentina importará en el 2012 menos cargamentos de gas natural licuado (GNL) de lo previsto, dijo este lunes una fuente de la empresa estatal de energía Enarsa, gracias a mayores compras a su vecino Bolivia y una menor demanda por el enfriamiento de la economía.

La tercera economía latinoamericana, un fuerte comprador de GNL por el derrumbe de su producción de gas natural, ha pagado este año los precios más altos del mercado internacional para abastecerse del producto, lo que llevó al gobierno a aplicar medidas proteccionistas para defender su superávit comercial.

Enarsa, que tiene el monopolio de la importación de GNL, proyectaba adquirir 80 cargamentos de 130.000 metros cúbicos en el 2012, un alza de un 35% respecto del año pasado, pero finalmente importará 56. Argentina cubre un 25% de su consumo de gas con compras externas.

"De los 80 cargos que se estimaban comprar al principio, solamente se van a comprar el 70%", dijo una fuente de Enarsa bajo condición de anonimato.

"El motivo principal es que aumentó la inyección de gas de (la petrolera estatal boliviana) YPFB. Además, hemos tenido un invierno bastante benévolo y el consumo domiciliario fue menor que en otros años", agregó.

El mes pasado, Argentina suscribió un contrato de suministro interrumpible con YPFB por hasta 2,67 millones de metros cúbicos al día (mmcd), que se suman a 13 mmcd que importa.