Buenos Aires. Argentina espera inversiones por hasta US$20.000 millones en energías renovables para el 2025 gracias al impulso fiscal del Gobierno al sector, lo que ayudaría a compensar un menor aporte del yacimiento de hidrocarburos Vaca Muerta.

Para paliar el déficit energético del país, el Gobierno prevé convocar a licitaciones de proyectos renovables que traerían inversiones por US$5.000 millones hasta fines del 2017, ante el interés de empresarios del sector en uno de los países con mayor potencial para este tipo de energías.

A fines de marzo, el presidente Mauricio Macri reglamentó una ley de fomento a la producción de energía renovable, que llevará al 8% -desde el 1,8 actual- el consumo total de energía eléctrica renovable para el cierre del 2017.

La norma prevé incentivos fiscales para los inversores, como la excepción de impuestos a las importaciones para los proyectos, la devolución anticipada del impuesto al valor agregado o la excepción del tributo sobre los dividendos.

Se espera que desarrollen proyectos de energía eólica en la vasta Patagonia y en la provincia de La Pampa y, en segundo orden, de energía solar en el norte del país.

Hoy, menos del 1% de la producción de Argentina tiene como origen fuentes renovables pese a los serios problemas energéticos del país, que han llevado a reiterados cortes de electricidad por fallas en el sistema.

Hoy, menos del 1% de la producción de Argentina tiene como origen fuentes renovables pese a los serios problemas energéticos del país, que han llevado a reiterados cortes de electricidad por fallas en el sistema.

La nueva ley además indica que el consumo total de energías renovables deberá ir en ascenso hasta alcanzar el 20% o unos 10.000 megavatios de potencia en el 2025.

"Eso significan entre US$15.000 y US$20.000 millones" de inversión, dijo a Reuters Sebastián Kind, subsecretario de energías renovables.

Para garantizar la financiación de los proyectos, la ley considera la creación de un Fondo Fiduciario de Energías Renovables, para suplir eventuales problemas de inversores.

El grupo Dow Argentina, filial de Dow Chemical, anunció a fines de marzo -antes de la reglamentación de la ley- inversiones por US$123 millones para el desarrollo de un parque eólico en conjunto con la empresa estatal INVAP.

Las primeras licitaciones oficiales para proyectos de energía renovable se realizarán a principios de mayo.

"Tenemos proyectos concretos con los cuales vamos a ir a la próxima licitación de aproximadamente 200 megawatts, estamos pensando en hacer una inversión ahí de US$400 millones y le vemos muchísimo potencial", dijo el presidente ejecutivo de Pampa Energía, Marcelo Mindlin, en un foro económico.

Vaca Muerta, en segundo plano. El optimismo sobre las energías renovables contrasta con la situación del prometedor yacimiento de hidrocarburos no convencionales Vaca Muerta, al que hasta hace poco el país apostaba la mayor parte de sus fichas.

El precio del barril de crudo, hoy por debajo de los US$40, volvió poco atractiva para la inversión y explotación a la formación de unos 30.000 kilómetros cuadrados en la provincia de Neuquén, que podría albergar una de las mayores reservas del planeta.

Si bien para la extracción de gas Vaca Muerta presenta buenas oportunidades para inversores, en lo que se refiere a petróleo también los costos tienen que mejorar mucho en su medición en dólares, dijo Juan Manuel Vázquez, director de investigación de mercados de la consultora Puente.

"No es tan atractiva hoy la exploración de petróleo (...) Los costos de un pozo horizontal, que son los más eficientes, todavía están muy por encima de lo que cuesta en Estados Unidos", sostuvo.