Buenos Aires. El gobierno argentino está impulsando un proyecto para limitar la propiedad extranjera de los campos del país sudamericano, uno de los principales exportadores agropecuarios del mundo, dijo el ministro de Agricultura, Julián Domínguez.

La "extranjerización" de las tierras es un fenómeno que ha crecido recientemente en Argentina -cuya cosecha rondaría niveles récord en la campaña 2010/11-, en línea con los elevados precios internacionales de granos y derivados.

"Estamos planteando un límite a la 'extranjerización' de tierras al modelo brasilero, es decir que en escala municipal no puede más del 25% quedar en manos del extranjero", detalló el ministro en un acto realizado el viernes por la noche en la provincia de Córdoba, según informó el gobierno este sábado.

Domínguez también hizo referencia a una iniciativa oficial para regular el uso de semillas en Argentina, y consideró que ambos proyectos constituyen "aspectos claves para nuestro país y los cuales esperamos que tengan pronto tratamiento parlamentario".

A su vez, afirmó que el gobierno está evaluando ampliar los cupos (autorizaciones) de exportación de maíz y trigo, cuyas ventas externas sufren restricciones bajo el argumento de garantizar el abastecimiento doméstico y evitar alzas en los precios locales.

Argentina es el principal proveedor global de harina y aceites de soja, el tercero del poroto de la oleaginosa y el segundo del maíz.