La Comisión Nacional de Valores (CNV) declaró "irregulares e ineficaces" a las conclusiones y resoluciones que se adoptaron en la reunión de directorio de YPF del día 23 de febrero pasado, cuando fueron impedidos a ingresar a la misma funcionarios del gobierno nacional que acompañaban al representante por el Estado en la compañía, Roberto Baratta.

Ese día, Baratta, quien además se desempeña como subsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación, junto con el secretario de Energía, Daniel Cameron, y el de Política Económica del Ministerio de Economía, Axel Kicillof, no pudieron ingresar a la sede de la empresa en el barrio porteño de Puerto Madero, y por esa razón labraron un acta ante un escribano en la que dejaron constancia del impedimento.

Frente a esta situación, la CNV le requirió a YPF que brinde información al respecto.

Por el lado del Estado, el Síndico General de la Nación y el síndico de YPF S.A., Gustavo Adolfo Mazzoni -quien tampoco ingreso a la reunión de directorio- con posterioridad presentó una nota ante la entidad oficial en la que formularon una denuncia respecto a los hechos ocurridos ese día.

A esta presentación se sumó otra realizada por Baratta, en la que fundamentó la importancia del encuentro y argumentó los motivos por los que Cameron y Kiliciloff debían participar del encuentro.

En los considerandos de la resolución número 16.757 tomada por la CNV, se señala que YPF envío una carta en la que explicó que "poco antes de comenzar dicha reunión, y sin aviso previo, el director representante de las acciones clase A, Licenciado Roberto Baratta, así como el síndico suplente por iguales acciones Gustavo Mazzoni, llegaron a la sede social, acompañados por el viceministro de Economía y por el Secretario de Energía y por una escribana, solicitando la participación de los otros funcionarios en la reunión de directorio a celebrarse".

A renglón seguido la nota de la petrolera sostiene que "el presidente del directorio de YPF S.A. y otros miembros del mismo debieron negarse a dicha solicitud, a fin de preservar la necesaria reserva y confidencialidad de las deliberaciones y decisiones del directorio, señalando que sólo están habilitados a participar los miembros de éste que han sido elegidos por los accionistas".

La nota enviada por Mazzoni, por su parte, dio cuenta que "ante la denegatoria que se les informó, el síndico por el Estado nacional también decidió retirarse por estar en desacuerdo con la decisión adoptada en virtud que el síndico tiene el control de legalidad del accionar del directorio".

Barratta dijo que concurrió acompañado por "el Secretario de Energía de la Nación y por el Secretario de Política Económica y Planificación del Desarrollo del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, en calidad de asesores, habida cuenta la necesidad de contar `in situ` con los conocimientos técnicos específicos en la materia".

El funcionario calificó de "sorpresiva" a la decisión del directorio de YPF de denegar el ingreso a Cameron y Kiciloff y que esto se dio sin que le dieran "motivos o explicaciones de tan injustificada decisión".

Baratta dijo que la conducta del directorio de YPF "importa un grave e irregular acontecimiento", debido a que le impidieron "el normal ejercicio de sus derechos como director titular, cercenando de manera flagrante e ilegitima los derechos del Estado Nacional, entre otras cuestiones".

El funcionario de Planificación recordó además, que "en varias reuniones de directorio de YPF S.A. han participado, asesorándolo distintos técnicos, profesionales, especialistas y funcionarios públicos, tales como el Señor Subsecretario Legal del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Dr. Rafael E. Llorens, sin que hubiese existido objeción alguna por parte del directorio".

También enfatizó que "del Estatuto Social no surge ninguna cláusula ni normativa que impida a los directores de YPF S.A. ser acompañados por asesores a las reuniones de directorio".

La CNV, a partir de las constancias surgidas del expediente, dedujo que la conducta de permitir el ingreso a la reunión de directorio de YPF en anteriores oportunidades con asesoramiento, "pudo llevar al convencimiento al director que podía asistir con asesoramiento a la reunión convocada para el día 23 de febrero del corriente año".

Por esto "no aparece justificada la conducta de la Sociedad al negar el acceso en esta oportunidad a asesores del director Baratta".

También recuerda que "los asesores que acompañaban al director, eran funcionarios públicos del Estado nacional y no terceros ajenos a los asuntos discutidos en el directorio de YPF S.A.".

"Que por otro lado, la naturaleza, especificidad y por sobre todo, la proyección estratégica que el petróleo representa desde el punto de vista de la soberanía nacional y el dominio de los recursos naturales, justifican en un todo, el involucramiento del Estado nacional en aras a proteger el interés público del país", sostiene la resolución.

Por último, expresa que "esta situación hace comprensible que quién representa los intereses de la Nación Argentina en el directorio de la empresa petrolera, pretenda participar acompañado por asesores que le asisten técnica, política y estratégicamente en cuestiones que exceden las fronteras clásicas de la rentabilidad empresarial, dado que la función que hace al ejercicio de sus derechos políticos en el directorio es la de promover el desarrollo estratégico del país en materia energética".