Buenos Aires. El gobierno de Argentina resolvió este viernes crear un fondo por hasta US$2.000 millones para la producción de hidrocarburos cuyo principal beneficiario sería la petrolera YPF, controlada por el Estado argentino tras la expropiación del 51% de las acciones a la española Repsol.

El fondo fue creado a través de una resolución del Ministerio de Economía publicada este viernes en el Boletín Oficial, y se aplicará a través de un fideicomiso que el Estado nacional constituirá a través del estatal Banco de la Nación Argentina.

Los recursos serán ejecutados a través de un comité integrado por el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, el secretario de Política Económica y Planificación del Desarrollo, Axel Kicillof, y el secretario de Finanzas, Adrián Cosentino.

Según la resolución, el fideicomiso "tendrá por objeto la aplicación de los fondos asignados al otorgamiento de préstamos y/o a la realización de aportes de capital y/o adquisición de todo otro instrumento financiero destinado a la ejecución y/o financiación de proyectos de exploración, explotación, industrialización o comercialización de hidrocarburos".

La medida, según especifica el texto, beneficia a empresas del sector de hidrocarburos en las que el Estado nacional tenga participación accionarial o el ejercicio de los derechos económicos y políticos.

En el sector, el Estado argentino es dueño de Enarsa, pero su principal activo es YPF, donde controla el 51% de sus acciones tras expropiarlas a Repsol por una ley aprobada por el Parlamento argentino el 3 de mayo de 2012.

YPF es la mayor productora de hidrocarburos de Argentina y ha anunciado el año pasado un plan de inversiones por unos US$7.000 millones anuales en promedio para el período 2013-2017, con foco en el desarrollo de hidrocarburos no convencionales.

Para este año la inversión prevista por la petrolera es de US$4.600 millones.