Las concesionarias y empresas dedicadas a la compra-venta de vehículos deberán poner foco en los clientes que realicen operaciones por más de 300 mil pesos (US$69.071) anuales, esta es una de las nuevas exigencias de la Unidad de Información Financiera (UIF) contra el lavado de dinero.

La resolución 31 de la UIF se ajusta a las 40 recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional (FATF/ GAFI) aprobadas en el 2003, las nueve recomendaciones especiales del GAFI sobre Financiamiento del Terrorismo, y a otros antecedentes internacionales en materia de Lavado de Activos y de Financiación del Terrorismo.

También fueron consideradas para el dictado de la norma publicada este martes las presentaciones de la Asociación de Concesionarios de Automotores, de la Cámara del Comercio Automotor y de la Federación de Asociaciones y Cámaras del comercio automotor.

La norma aprueba el procedimiento que deberán llevar adelante las "personas físicas o jurídicas cuya actividad habitual sea la compraventa de automóviles, camiones, motos, ómnibus y microómnibus, tractores, maquinaria agrícola y vial".

"Conozca a su cliente" es un lema que las empresas deberán tener en cuenta, según consta en el artículo 11 del capítulo tres sobre política de identificación y conocimientos del cliente.

"La política de `Conozca a su Cliente´ será condición indispensable para iniciar o continuar la relación comercial o contractual con el mismo", cita el artículo 11.

Además, precisa que las operadoras de compra y venta deben observar que su cliente "no se encuentre incluido en los listados de terroristas y/u organizaciones terroristas", y para quienes realicen operaciones por un monto anual que alcance o supere los 300.000 pesos, tienen que establecer un perfil de cliente, con información relativa a la situación económica, patrimonial, financiera y tributaria, entre otros datos.