El gobierno argentino decidió este lunes nacionalizar el 51% de YPF, concretando así los rumores que indicaban que la administración de Cristina Fernández tomaría el control de la compañía.

La medida, anunciada en un acto en el palacio de gobierno en Buenos Aires, echa por la borda la versión que afirmaba que el gobierno liderado por Cristina Fernández había decidido postergar sus planes de estatización de YPF y analizaría reabrir las negociaciones con la empresa española Repsol.

El Poder Ejecutivo Nacional enviará al Congreso un proyecto para declarar de interés público nacional la explotación de hidrocarburos con el objetivo de lograr el autoabastecimiento en la materia.

Entre los artículos del proyecto se establece la necesidad de garantizar el desarrollo económico, y el crecimiento "equitativo y sustentable de las provincias".

En el proyecto se establece que el Poder Ejecutivo arbitrará las medidas al cumplimiento de esta medida con el concurso de los estados provinciales y el capital público y privado nacional e internacional".

El proyecto de ley establece la expropiación de acciones de YPF, estableciendo que el 51% le corresponderá a la nación y el 49% a las provincias.

Las acciones de la petrolera argentina YPF caían este lunes tras el anuncio de expropiación del 51% de la empresa por parte del gobierno nacional.

"La suma de todos los males por una estatización se consumaron y esto cambia rotundamente la tendencia de la acción", dijo Marcelo Paccione analista de ConsultCapital Sociedad de Bolsa.

A las 1600 GMT, las acciones de YPF, controlada por la española Repsol-YPF perdían 2,43% a 116 pesos.

Radicalización. La decisión de expropiar YPF, la mayor empresa argentina que es controlada por la española Repsol-YPF, es percibida como una radicalización de las políticas intervencionistas del gobierno de la presidenta Cristina Fernández y podría provocar una ola de litigios internacionales.

"Declárese de utilidad pública y sujeto a expropiación el 51 por ciento del patrimonio de YPF sociedad anónima", indicó la norma propuesta por Fernández que fue leída durante un acato en la Casa de Gobierno.

"No estamos inventado nada", dijo la presidenta de Argentina sobre su propuesta, mencionando una decena de países que cuentan con empresas estatales de petróleo.

*Con información de Télam y Reuters.