Pekín. Argentina espera que la oficina de cuarentena de China permita las importaciones argentinas de maíz en el primer semestre del 2011, dijo el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, en una conferencia de prensa durante una visita a la capital china el miércoles.

Un protocolo sanitario que actualmente se está negociando abriría las puertas a Argentina para que exporte excedentes de maíz a China, que este año permitió las importaciones para cumplir con la creciente demanda de su industria ganadera tras un húmedo verano que afectó la cosecha.

Ambas partes prevén que el protocolo culmine en el primer semestre del próximo año, quizás durante una próxima visita de alto nivel, dijo Domínguez.

El ministro no especuló acerca de cuánto maíz argentino debería comprar China.

Tomará tiempo restaurar los lazos comerciales entre ambas naciones, después de que China bloqueó las exportaciones de aceite de soja de Argentina en el 2010, al citar temores por la calidad, pero los argentinos consideran que se trató de una respuesta en represalia por las trabas del país sudamericano al ingreso de bienes industriales chinos.

"No estamos preocupados por las dificultades comerciales que podamos atravesar porque es un comercio creciente en una trayectoria de mayor incremento", dijo Dominguez a Reuters Insider.

"Tenemos las herramientas para resolver los problemas que podamos enfrentar", agregó.

China levantó una veda a las exportaciones de aceite de soja después de seis meses, pero no antes de que las ventas argentinas de ese producto a China cayeran en un 90 por ciento, según datos de aduana en los primeros diez meses del año.

La visita de Dominguez a Pekín se produce después del viaje de su contraparte a Argentina el mes pasado.

Los países acordaron el martes abrir el comercio bilateral de productos lácteos y permitir los embarques de cebada y carne deshuesada a China.

Argentina espera tener un superávit exportable de 20 millones de toneladas de maíz, dijo Dominguez, incluyendo 18 millones de granos de la próxima cosecha.

Además de China, Argentina está mirando a Rusia como un potencial mercado para sus exportaciones de maíz, después de una severa sequía que afectó al país que ahora busca obtener el cereal de mercados internacionales.

La semana pasada, funcionarios del ministerio de relaciones exteriores de Argentina dijeron que Rusia podría comprar hasta 3 millones de toneladas de maíz argentino.