La inversión de YPF para reactivar la producción de hidrocarburos en el flanco norte de Santa Cruz será de unos US$200 millones, estimó el gobernador de la provincia, Daniel Peralta.

El mandatario consideró además que el pasivo ambiental dejado por la empresa bajo la conducción de Repsol, cuya magnitud evalúan autoridades y especialistas locales, estará "en el orden de los US$3.000 millones".

La devolución de las áreas caducadas este año a la empresa cuando estaba en manos de los españoles "implica, entre otras cosas, que YPF va a salir a buscar inversiones" y necesitará de la colaboración de las provincias petroleras, indicó el mandatario a medios locales.

Para que esas inversiones "tengan razonabilidad, vamos a tener que negociar la extensión del área", manifestó Peralta y agregó que ya habló al respecto con el CEO de YPF, Miguel Galuccio -con quien se reunió la el 14 de este mes en Buenos Aires-, y estuvo "totalmente de acuerdo" sobre el tema.

A partir del 4 de junio, tras la conformación del Directorio de la nueva empresa con control estatal, "nosotros nos podemos sentar con YPF para tratar este tema, el pasivo ambiental y otras cuestiones más", expuso el gobernador santacruceño.