Buenos Aires. Argentina exportará en 2018 cerca de 700.000 toneladas de biodiésel, mayormente hacia la Unión Europea (UE), que se espera que entre septiembre y octubre aplique nuevos aranceles que dejarían fuera del mercado al país austral, dijo este jueves el titular de la cámara de firmas agroexportadoras CIARA-CEC.

La cifra sería la más baja en 10 años y refleja el impacto del cierre del mercado estadounidense al biodiésel argentino, al que -al igual que la UE- acusa de "dumping" y de recibir subsidios, pese a que la Organización Mundial de Comercio (OMC) ya dio la razón al país sudamericano en este tema.

Argentina es uno de los mayores proveedores mundiales de biodiésel -que elabora en base a aceite de soja-, pero en los últimos años el sector ha registrado altibajos debido a sanciones impuestas por los principales mercados.

"Vamos a exportar 600.000 toneladas para Europa en el 2018 y se sumarán un total de 100.000 toneladas a otros destinos. Vamos a tener ventas probablemente hasta septiembre u octubre al mercado europeo", dijo a Reuters Gustavo Idígoras, presidente de CIARA-CEC.

"Vamos a exportar 600.000 toneladas para Europa en el 2018 y se sumarán un total de 100.000 toneladas a otros destinos. Vamos a tener ventas probablemente hasta octubre al mercado europeo". Gustavo Idígoras.

Idígoras estimó que la UE volvería a aplicar aranceles por dumping a los productores de biodiésel en Argentina y agregaría un impuesto a las compras del producto del país sudamericano tras analizar una acusación de recibir subsidios, en la segunda mitad del año.

"Argentina tiene dos opciones: seguir luchando por mercados externos o promover más el consumo local. Ahí tenemos una gran oportunidad", agregó Idígoras.

En tanto, en el 2018 Argentina importará entre 4 y 5 millones de toneladas de soja para ser procesados en el país debido a la baja producción que registraría la oleaginosa en la campaña 2017/18 por los efectos de una sequía, según CIARA-CEC.