Buenos Aires. El gobierno argentino firmó contratos este miércoles con la firma canadiense Candu Energy Inc por US$444 millones para la extensión de la vida útil de la central nuclear Embalse, dijo el ministro de Planificación Julio De Vido.

Las autoridades buscan prolongar por 30 años la vida útil de la planta, que funciona en base a uranio natural y es una de las dos centrales que están operativas en el país.

"Se han firmado siete contratos por US$444 millones (...) para proceder a la etapa final del alargamiento de vida de la central Embalse Río Tercero", dijo De Vido en una conferencia de prensa.

El funcionario explicó que "la totalidad de los trabajos del alargamiento de vida de la central Embalse estará en el orden de los US$1.366 millones".

El monto restante será destinado al mercado local para la fabricación de componentes y servicios de ingeniería.

Durante el proceso de la extensión de vida de Embalse, el gobierno además incrementará la potencia de la central en un 5%, desde los 648 MWe que tiene actualmente, explicó dijo José Luis Antúnez, vicepresidente de la estatal Nucleoeléctrica Argentina, encargada del proyecto.

Embalse, que entró en operación en 1984 y está ubicada en la provincia de Córdoba -unos 800 kilómetros al noroeste de Buenos Aires- quedará detenida por unos 20 meses a partir de noviembre de 2013.

Argentina, uno de los tres países en Latinoamérica que tienen plantas nucleares junto a Brasil y México, busca recuperarse de varios años de estancamiento y levantar tres nuevas centrales atómicas.