El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) que administra la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) alcanzó el nivel récord en inversión en infraestructura y obras, al registrar 15% del total del mismo, reveló el administrador de estos recursos, Santiago López Alfaro.

López Alfaro participó de un seminario organizado por la Asociación de Economía para el Desarrollo de la Argentina (AEDA), que se realizó en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), titulado "el desafío del desarrollo para la Argentina, en un contexto mundial incierto".

El administrador del ex fondo de las AFJP explicó cómo funciona el FGS y remarcó que "se trata de un fondo de reserva", cuya utilización se activa "en función de que haya un déficit transitorio del sistema de jubilaciones y pensiones".

Esta aclaración de la utilización del FGS fue remarcada, en función de "titulares que suelen aparecer" recurrentemente en algunos medios, infiriendo que el "gobierno usa plata de los jubilados" para financiarse.

El sistema de la Admnistración Nacional de Seguridad Social se nutre actualmente de "pago de salarios y recaudación", aclaró, y sólo en un caso de déficit, se activa la utilización del FGS.

López Alfaro precisó que a fines de 2008 se recibieron $98.000 millones (US$21.256 millones), y a la fecha el fondo se incrementó en 119%, según los últimos datos disponibles.

Asimismo, remarcó el rol del famoso "inciso q" de la Ley del Sistema Integral de Jubilaciones y Pensiones (SIPA), que asigna un tope de 20% en inversión productiva al fondo que anteriormente administraban las AFJP.

En este sentido, precisó que hoy hay 15% en inversiones de la economía real, un nivel récord muy por encima de lo que aportaban las AFJP, reacias a este tipo de inversiones.

"Son $30.000 millones, en obra vial infraestructura, de los cuáles $15.000 millones son energéticas", explicó.

Entre las más relevantes, enumeró la inversión realizada por la ANSES en Atucha II, que demandó $8.480 millones, y reporta alrededor de $1.000 millones por año al FGS.

Para López Alfaro, lo importante es mantener la economía. La obra emplea más de 5.000 personas en la etapa de construcción y a 350 personas en la etapa operativa.

Por su parte, el titular de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra), Juan Carlos Lascurain, que participó del mismo panel, junto al secretario de Finanzas, Adrián Cosentino, y el gerente del Banco Central, Matías Kulfas, ponderó las acciones recientes del Estado para financiar el desarrollo y abogó por un banco nacional de desarrollo, para "seguir trabajando para que el ahorro de argentinos se transforme en inversiones productivas, empleo, más exportaciones y valor agregado".