La situación de YPF "tiene un límite" y está cercano a su "punto final", dijo el gobernador de Chubut, Martín Buzzi, luego de analizar en Río Gallegos con su colega santacruceño, Daniel Peralta, la cuestión petrolera en general y las áreas que opera esa empresa.

Los fiscales de Estado de ambas provincias participaron del encuentro en la casa de gobierno y también estuvo el presidente del Instituto de Energía local.

"Hay una explicación política” para el accionar de las provincias ante las operadoras petroleras que no invierten, explicó Buzzi, al considerar "insostenible que el país deba seguir importando gas y crudo, siendo dueño del subsuelo: "esta situación límite tiene un límite también", afirmó.

El mandatario chubutense, titular además de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi) llegó anoche a Río Gallegos para ajustar con Peralta las demandas a YPF, a las que ayer se sumó Neuquén, en un encuentro que culminó cerca de las 22.

Buzzi habló de la preocupación por los "22 equipos de torres parados en las bases sin operar, en la Cuenca del Golfo" que comparten Chubut y Santa Cruz.

Chubut, donde este martes vencerá el plazo intimatorio a YPF, tiene "dos áreas en franco retroceso con una caída en seis años de 23% de la producción", precisó Buzzi y apuntó que "está claro que los yacimientos son un bien público, y lo que se está haciendo es ejercer la potestad del Estado”.

"Argentina no importaría gas ni petróleo si quien hoy tiene la potestad de manejar el 50% de los yacimientos del país invirtiera", planteó el titular de la Ofephi y consideró que YPF "ha abdicado" de sus intereses.

Al no "ejercer plenamente el liderazgo", a la principal operadora petrolera "le corresponden las generales de la ley, y la ley dice que si no cumplen con la concesión será revertida", advirtió.

Además de la potestad legal de cada provincia hay "una acción nacional" porque "no cabe en la cabeza de nadie" que en "Argentina, que tiene una geología contundente para la producción de gas y petróleo, seamos importadores de energía", señaló, y dijo que si YPF se siente discriminada "que vaya al Inadi".

La caída en la producción de esa empresa fue compensada en parte por Pan American Energy, que tuvo "una producción creciente de petróleo a razón del 2,5% anual" y "mantiene hacia delante un horizonte muy alto de inversión", diferenció.

La explicación "racional" y "política" ante la falta de inversión de YPF, aseveró, indica que "esto tiene un límite".

"Teniendo subsuelo, los fierros para sacarlo, la capacidad de gestión, los técnicos, los profesionales y una empresa como YPF, ya no sociedad anónima ni del Estado, sino la sociedad histórica que representa para los argentinos, creo que está fuera de foco" que el país deba importar hidrocarburos, argumentó.

"Lo que se ha marcado y lo que hemos compartido" con Peralta "es que esta situación límite tiene un límite también", inclusive en el caso de YPF, porque "los plazos se cumplen y tomaremos una resolución al respecto", afirmó Buzzi.

La reversión de las áreas "no es una cuestión de tener espaldas, es cuestión de tener subsuelo, porque la espalda se consigue si hay subsuelo y lo que está claro acá, que existe un ejercicio de poder de parte del Estado de tomar el control", dijo, porque "acá el que tiene una concesión no hace lo que quiere".

"Hay una política pública, hay un control del subsuelo, son bienes públicos y lo que se aplica es la política de Estado", por lo que "no es un problema que ejerza el poder real: conseguir operadores para poder sacar el crudo como corresponde", expuso.

Peralta destacó el "despertar" de la Ofephi y acotó que se debe atender la situación de los trabajadores petroleros en las áreas cuestionadas, en especial en la zona norte provincial donde la desocupación en el sector "es importante", y avanzar en la remediación ambiental en las que pueden ser revocadas.

"Así como ellos dicen que de la YPF estatal recibieron pasivos, ahora es la misma sociedad actual que está en la empresa la que deberá hacerse cargo, esa es la posición", sostuvo Peralta.

Buzzi consideró que si no funcionan las "advertencias y apercibimientos" a las operadoras "hay que avanzar en medidas mucho más duras y se llega a situaciones más complejas", a través de "el pleno ejercicio del Estado como poder de fiscalización y poder público. Es lo que vamos a hacer", indicó.

"Si alguien no cumple con el compromiso -dijo- automáticamente el yacimiento vuelve al Estado para su mejor desarrollo. La verdad es que tenemos un futuro esplendoroso en términos de hidrocarburos, tanto en las áreas convencionales como las no convencionales, así que no hay qué temer".

Ante reclamos de Chubut "por el maltrato a empresas locales y regionales, nos dejaron sin combustible tres días seguidos, no es una novedad hacerle planteos a YPF y recibir a cambio algún tipo de represalia", comentó el gobernador.

Buzzi planteó que todas las cosas "tienen su límite, y lo que está claro que hoy nadie sale a defender a la empresa porque han hecho las cosas lo suficientemente mal como para que eso ocurra así".