El ministro de Planificación Federal de Argentina, Julio De Vido, afirmó este martes que los 350.000 millones de pesos (US$42.900 millones) invertidos en la última década en el Plan de Obras Públicas tuvieron un "impacto fenomenal" en la obra vial, a través de la extensión y ampliación de rutas y autopistas en todo el territorio argentino.

El ministro formuló estos conceptos al inaugurar hoy el seminario "Infraestructura vial para el crecimiento nacional", que es organizado por la Asociación Argentina de Carreteras y se desarrolla en un hotel céntrico.

El ministro recordó que hace diez años el panorama vial estaba "paralizado", y que la administración nacional en este período logró "duplicar la cantidad de kilómetros de las autopistas".

Entre las obras destacó la ampliación de la avenida General Paz, que pudo efectuarse "sin interrumpir el tránsito" de esa importante vía.

Esa avenida, construida hace 73 años, fue la primera en circunvalar la Ciudad de Buenos Aires, y su ampliación fue la mayor obra vial urbana de los últimos tiempos, que generó 1.000 puestos de trabajo y benefició a 320 mil vehículos que la transitan diariamente y a dos millones de usuarios.

De Vido detalló que las mejoras en las obras viales permiten mejorar la "competitividad de la economía" y "bajar los costos logísticos".

Recordó que en estos diez últimos años las obras viales efectuadas permitieron duplicar el parque automotor y el transporte de carga en todo el país, y en especial en zonas distantes del norte argentino o del sur patagónico.

"De nada sirve que la gente se agolpe en los grandes centros urbanos", dijo el ministro, y citó la importancia de las obras realizadas en la autopista Rosario-Córdoba y el cuarto carril de la avenida General Paz entre avenida Balbín y avenida 25 de Mayo.

Dijo que la duplicación del PIB lograda en la última década duplicó también el movimiento vehicular en las cabinas de peajes, que de 85 millones de unidades pasaron a registrar el paso de 160 millones de vehículos.

Sostuvo que ante el crecimiento del parque automotor fue necesario realizar obras viales entre las que se incluyeron las mejoras en la ruta 14 y en la ruta 40, que atraviesa el territorio nacional en forma paralela a la Cordillera de Los Andes.

"Cuando asumimos, ni había un papel de plan de obra" recordó el ministro, y dijo que antes del gobierno de Néstor Kirchner había zonas del norte y del sur que no eran contempladas en su desarrollo.

"No se puede hablar de unidad si hay provincias aisladas, si no hay una red de transporte confiable, en la que el país sea uno sólo", expresó.

Sostuvo que los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner pusieron en valor regiones "antes consideradas inviables", al tiempo que el aumento del 26% de la frontera agrícola se logró a través de la expansión de la infraestructura vial, que canaliza lo producido por el agro hacia los puertos.

Previamente a De Vido había hablado el presidente de la Asociación Argentina de Carreteras, Guillermo Cabana, quien también destacó la importancia de las obras de ampliación de la avenida General Paz, que debe atender el tránsito de 12 millones de personas y 10 millones de vehículos que transitan por la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, y evitar los congestionamientos.

Sostuvo que las mejoras viales "dan más seguridad y fluidez a nuestras rutas".