Buenos Aires. Una huelga de trabajadores portuarios en Argentina paralizaba este jueves la carga y descarga de granos en la zona de Rosario, de donde sale la mayor parte de las exportaciones de granos y derivados de uno de los mayores proveedores alimentarios del mundo, dijo la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas.

El Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) no realizaba las tareas de amarre de barcos en los puertos de Rosario, en el centro del país, lo que impedía el ingreso y la salida de barcos de granos de las terminales de exportadores como Cargill y Bunge en la región, señaló la Cámara.

"Nos quedamos sin poder atracar buques. (La protesta) afecta a todo el sistema porque los barcos que están cargando no se pueden ir y no pueden entrar nuevos. Para todo", dijo a Reuters Guillermo Wade, gerente de la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas.

El SOMU había comenzado su protesta el miércoles, al negarse a transportar prácticos a los buques que ingresaban a los puertos, pero debido a que la Prefectura de Argentina cumplía su tarea, los efectos de la medida habían sido desactivados.

Reuters intentó comunicarse con representantes de SOMU para conocer los motivos de la protesta y su extensión temporal, pero desde el sindicato señalaron que sus autoridades no estaban disponibles.