Buenos Aires. El secretario general de la CGT San Lorenzo, Walter Cabrera, informó este lunes que la huelga de trabajadores portuarios de Rosario no se puede solucionar porque no hay diálogo con el empresariado.

"La solución es sentarse a dialogar, pero si las empresas no lo hacen, entonces no vamos a llegar a una solución", indicó Cabrera.

En declaraciones difundidas por Ámbito, el sindicalista agregó que"cualquier medida drástica que puedan tomar estas aceiteras, van a agravar más la situación, porque así nosotros no vamos a levantar la protesta. Que no nos provoquen, porque vamos a levantar las manos y nos iríamos a cortar las rutas".

Pablo Reguera, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de San Lorenzo (Rosario), manifestó que"vamos a pedir que no suspendan gente, que no pierdan el salario. Si no, va a haber un enfrentamiento".

Además, dijo que "cuando le metan la mano en el bolsillo (le saquen dinero) a la gente se pudre todo (habrá problemas)".

La huelga de los trabajadores portuarios de Rosario a provocado la paralización de las exportaciones de granos y alimentos industrializados desde el miércoles pasado, debido a que piden que su salario mínimo suba a 5.000 pesos (US$1.250), un monto similar al que perciben los obreros de las fábricas de aceite.

Los obreros están realizando piquetes que mantienen bloqueadas las plantas y los puertos de empresas como Bunge, Cargill , Louis Dreyfus, Molinos, Noble y Vicentín.

Los trabajadores de la CGT representan sólo cerca del 13% del total de empleados de las firmas agroexportadoras y el 87% restante forma parte del sindicato de obreros aceiteros, que al no poder ingresar a trabajar podrían ser suspendidos por las empresas.

El ministro del Trabajo argentino, Carlos Tomada, llamaría a una reunión urgente.

* Con información de Reuters.