Buenos Aires. Los desarrollos inmobiliarios crecieron este año cerca de un 7% respecto del año anterior y se extendieron por todo el país a través de un fenómeno de federalización, especialmente en ciudades del interior, beneficiadas por el desarrollo de las economías regionales, coincidieron distintos expertos.

"La construcción creció a ritmo sostenido. Nos adaptamos al contexto. El ladrillo sigue siendo la única opción para invertir.

El mercado sigue activo, la gente analiza más pero el mercado se sigue moviéndose" dijo Gustavo Ortolá, directivo de la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV).

En tanto, Fabián Lusarreta, director del emprendimiento AlRío de Riberas Desarrollos, dijo que la federalización de los desarrollos se dio por varias causas: "hay muchos menos terrenos en la Capital Federal y en las grandes ciudades y asimismo, el crecimiento del valor de los commodities produjo un derrame en las economías más descentralizadas" en alusión al interior agrícola-ganadero.

En opinión del desarrollador, el crecimiento de las ciudades del interior, de cerca de 40 mil o 50 mil habitantes, hace que se construyan emprendimientos inmobiliarios al igual que barrios cerrados en las afueras de las capitales provinciales.

Para Germán Gómez Picasso del sitio especializado Reporte Inmobiliario, el crecimiento de los desarrollos en el período enero-agosto de este año en comparación con los del año pasado en 42 municipios del todo el país fue del siete por ciento.

"Los emprendimientos inmobiliarios de ciudades más pequeñas del interior tienen menor escala, con edificios de hasta ocho pisos y también, como los capitalinos, están destinados a inversores", describió.

Dijo que los inversores pagan un anticipo en dólares y que luego pagan cuotas en pesos ajustadas por el índice de la construcción.

En materia de números, el desarrollador Ortolá dijo que "la tierra cada vez es más cara -creció 10%-, a lo que se suma el costo de la construcción -aumentó 20%-, lo que finalmente repercute en el precio de venta -ascendió 15%-, pero eso llega a un techo. No obstante, el margen del negocio es cada vez más pequeño", admitió.

En efecto, el consultor inmobiliario Damián Tabakman dijo que hace tres años la rentabilidad de los proyectos inmobiliarios era de 18% y ahora está entre 10 y 12%.

A su turno, Ortolá consideró que para que el negocio tenga más rentabilidad, tendría que crecer en volumen, es decir que tendría que aumentar la demanda de gente que accede a la vivienda y para eso tendría que crecer el crédito hipotecario.

Recordó que la propia AEV alienta un proyecto de créditos hipotecarios ajustable con un indicador relacionado a la evolución de los salarios.

"Se tendría que crear una unidad de cuenta, una unidad de vivienda para que todo el negocio de la construcción y del sector inmobiliario se arbitre con esos parámetros. Sería un equivalente a la Unidad de Fomento usada en Chile", explicó.

"Cada vez se producen más metros cuadrados, y dada las economías regionales se observa un florecimiento de la construcción en ciudades del interior. El sector se federaliza, no sólo se construye en Rosario y Córdoba, sino también en Sunchales (Santa Fe), Marcos Juarez, Villa María (Córdoba) y Colón (Entre Ríos)", describió.

Para el año 2012 dijo que "el sector seguirá creciendo. La amenaza es la suba de costos, pero la fortaleza es la generación de riqueza volcada al ladrillo. Está en nosotros hacer productos que atraigan a la gente", admitió.

Respecto de la restricción en la compra de dólares, dijo que produce impacto en el corto plazo, pero en el mediano se generalizarán alternativas como el uso de fideicomisos al costo para vender en pesos.

Por su parte, el broker Diego Migliorisi sostuvo que el sector sigue expandiéndose y que en la ciudad de Buenos Aires se inicieron muchas obras en edificios torre que se estrenarán en el 2014 y el 2015.

Coincidió con Ortolá al destacar el crecimiento en el interior como en las ciudades de Concordia o Concepción del Uruguay (ambas en Entre Ríos).

Respecto del dólar, dijo que el que tiene dinero para comprar una propiedad, si es habilitado por la AFIP, puede comprar dólares.

Se están empezando a ofrecer fideicomisos en pesos con cuotas ajustadas al índice de la construcción, para que la gente pueda ahorrar en inmuebles", explicó.