Buenos Aires. La venta por parte del Estado argentino de las centrales termoeléctricas Ensenada de Barragán y Brigadier López, tiene su punto de partida este martes con la publicación de los pliegos de licitación a cargo de la empresa Integración Energética Argentina (IEASA), sucesora de Enarsa.

El titular de IEASA, Hugo Balboa, precisó que los pliegos que se publicaron este martes se definieron tras los más de 240 comentarios recibidos al pre pliego de licitación de las centrales termoeléctricas durante el período de consulta pública, que generó el interés de una veintena de compañías locales y del exterior.

Las empresas que adquieran los pliegos -que en el caso de Brigadier López costará US$10.000 y US$20.000 en el caso de Ensenada del Barragán- tendrán 90 días para presentar sus ofertas, tras lo cual se abrirá un periodo de análisis al término del cual se conocerá el resultado, hacia fines de septiembre.

El lanzamiento del proceso de licitación -actualmente bajo la titularidad y la operación de IEASA para las dos plantas en ciclo abierto-, se realizará a pesar de que aún no cuenta con la valuación del Tribunal de Tasaciones de la Nación, dato que se dará a conocer a los interesados en breve, según señaló Balboa a la prensa.

La central bonaerense de Ensenada de Barragán tiene una potencia instalada de 560 Mw, mientras la santafesina de Brigadier López, situada en el parque industrial de Sauce Viejo, suma 280 Mw.

Pero quienes se adjudiquen las plantas tendrán la obligación de completar las obras de cierre de ciclo, ya en ejecución avanzada, que permitirán elevar esas potencias a 840 y 420 Mw, respectivamente.