Buenos Aires. Argentina está intentando apaciguar a China y convencerla para que reanude sus compras de soja argentina antes de una visita presidencial a Beijing el próximo mes.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, planea visitar China y reunirse con el presidente Hu Jintao el 13 de julio, pero las relaciones siguen frías debido a una disputa sobre restricciones comerciales.

China es uno de los principales socios comerciales de Argentina, pero las relaciones de los dos países se han enfriado en los últimos meses. China endureció recientemente las reglas de importación para la soja de Argentina, una medida ampliamente considerada una represalia por barreras impuestas por Argentina el año pasado para disminuir el flujo de productos chinos al mercado local.

China es el principal comprador de aceite y granos de soja argentinos, la principal exportación del país sudamericano. China depende de Argentina para la mayor parte de sus importaciones de soja, pero paralizó el comercio del producto en abril, aduciendo problemas de calidad.

El ministro de Agricultura de Argentina señaló el viernes a la agencia estatal de noticias Telam que China había reanudado las compras de aceite de soja argentino, pero los exportadores en Argentina indicaron que no tenían conocimiento sobre el tema.