Buenos Aires. Argentina lanzó una nueva licitación de gas natural licuado (GNL) para satisfacer la demanda récord prevista para este año, dijo este miércoles una fuente de la empresa estatal de energía Enarsa.

La petrolera había cancelado subastas anteriores argumentando que los proveedores pedían precios demasiado elevados.

Argentina se ha visto forzada en los últimos meses a realizar millonarias importaciones de energía debido a una caída de su producción de hidrocarburos, que está drenando el superávit comercial.

"Se han solicitado un cargo para mayo, uno para julio y dos para agosto para la planta de Bahía Blanca. Además, se solicitó cotización para reforzar los meses de mayo, junio, julio y agosto para la planta de Escobar", dijo la fuente bajo condición de anonimato.

Además, aclaró que los cargamentos para la planta de regasificación Escobar, a unos 60 kilómetros al norte de Buenos Aires, podrían "descargar parcialmente en Bahía Blanca y el resto en Escobar en función de las necesidades".

La planta de Bahía Blanca está ubicada en el sur de la provincia de Buenos Aires.

El año pasado, Enarsa inició un proceso para importar un récord de 80 embarques de GNL en el 2012, un incremento anual del 20%, pero las disputas por el precio la llevaron a relanzar en varias ocasiones la licitación con el fin de asegurar un suministro más barato.

A inicios de febrero, la petrolera había cerrado la compra de 57 cargamentos.

Argentina viene incrementando sus compras de gas en los últimos años para satisfacer a una economía que creció a tasas chinas.

Enarsa pidió recientemente a sus proveedores de GNL que bajen al menos en 15% los costos de entrega y mantiene conversaciones para pagar con biodiésel de producción local en lugar de las tradicionales transferencias en efectivo.

El país sudamericano tiene actualmente dos terminales de importación de GNL operativas y tiene previsto construir dos plantas más.