Las lluvias registradas en los últimos días en zonas productoras de soja y maíz de Argentina aliviaron levemente a los cultivos, aunque igualmente sufrirían pérdidas por la falta de agua causada por el fenómeno La Niña, dijo el jueves un experto climático.

El país sudamericano es un exportador agropecuario líder y el impacto de La Niña está generando grandes preocupaciones respecto de la soja y el maíz 2010-2011, lo que provocó recortes en pronósticos de producción. Esos temores impulsaron recientemente los precios internacionales de los granos.

"Lo que estas lluvias produjeron fue un pequeño alivio, pero los rendimientos van a estar por debajo de lo normal", dijo a Reuters José Luis Aiello, director de la Consultora de Climatología Aplicada.

El experto estimó que cerca del 40% del área que se dedicaría a la soja argentina está en una "situación complicada", mientras que en el caso del maíz la zona más afectada constituye entre el 30 y el 35% de la región total.

Argentina es el principal proveedor internacional de harina y aceite de soja, el tercero del poroto de la oleaginosa y el segundo del maíz.

El Ministerio de Agricultura dijo el miércoles que las precipitaciones de los últimos días favorecieron a los cultivos de soja y maíz y permitirán que la siembra de la oleaginosa alcance los 18,5 millones de hectáreas, comparado con 18,7 millones previstos anteriormente por la cartera.

"En realidad (las lluvias) no fueron suficientes, porque no cubrieron los montos necesarios para una recomposición adecuada de los perfiles" de humedad, señaló Aiello.

Según el especialista, en general, la región productora de Argentina requería alrededor de entre 100 y 130 milímetros de agua, pero las zonas más necesitadas apenas recibieron precipitaciones de entre 20 y 50 milímetros, aproximadamente.

En el inicio de la campaña 2010/11, muchos pronosticaban que Argentina alcanzaría una cosecha récord de granos, pero el clima seco llevó a recortes en las proyecciones de producción de soja y maíz, lo que alentó los precios en el mercado de futuros de Chicago, en Estados Unidos.

El Gobierno aún prevé que la cosecha de soja 2010/11 llegará a 52 millones de toneladas, pero el subsecretario de Agricultura, Oscar Solís, ya afirmó que la producción de maíz 2010/11 probablemente esté más cerca de los 20 millones de toneladas que del récord de 26 millones estimado previamente.