Según el último estudio de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, pese a las lluvias registradas al momento de la siembra y la falta de agua en algunas regiones del país, la cosecha de soja rondará los 50 millones de toneladas, 2 millones por debajo del récord histórico de la campaña 2009-2010.

Con estos pronósticos, la cosecha de soja estará 2 millones por encima de la última, que promedió las 48 millones de toneladas, en un contexto de stress hídrico en toda la región, lo que provocó una caída general de la producción a nivel regional.

En lo que hace al maíz, los últimos informes estiman una cosecha para esta temporada de 25 millones de toneladas, lo que representa una mejora del 25%, y la posiciona como la mejor de los últimos 15 años.

La cosecha anterior, que cerró casi en 20 millones de toneladas, se había destacado por los buenos rendimientos obtenidos en los maíces tardíos en un contexto de sequía producto del fenómeno climático denominado “La Niña”.

En parte, las cosechas en niveles cercanos a las marcas históricas se explica en el nivel de inversión del sector agropecuario, que alcanzó para la cosecha anterior (2011-2012) 236 mil millones de pesos (unos US$47 mil millones) para todo el complejo agropecuario, según señala un informe de la Asociación de Consorcios de Experimentación Agrícola (ACREA) en conjunto con la Mesa de Enlace Agropecuario, que nuclea a las entidades patronales del campo.

El mismo informe de ACREA señala que se obtuvo para la misma campaña ganancias de 32.500 millones de pesos (unos US$6.400 millones), lo que establece una rentabilidad cercana al 35%, una de las más altas de la economía nacional.

En lo que hace a los precios, tomando como referencia el mercado de Chicago, hace un año la tonelada soja cotizaba a un promedio de US$480, mientras que la de maíz redondeaba los US$258.

Al día de hoy, la soja cerró en Chicago a US$583 la tonelada, más de un 20%  por encima de su cotización de un año atrás.

En lo que hace al maíz, en Chicago cerró en US$270 por tonelada, un 5% por encima de la cotización de fines de febrero de 2012.

Con estas perspectivas, es de esperar que para esta campaña, con un nivel de inversión similar, sumado a la mejora en los principales cultivos de exportación, esta cifra sea aún mayor.