Buenos Aires. "A partir de la sanción de la Ley Federal de Pesca 24.922 en 1998 se logró recuperar y sostener el recurso con herramientas claves como el establecimiento de una cuotificación en 2009 y los distintos controles que se aplican para el cumplimiento de las normas establecidas”, afirmó la cartera en un comunicado.

Desde 2003, en el marco del Plan de Manejo Sustentable, las capturas anuales totales no superaron el máximo permisible recomendado por el INIDEP, reseñó el ministro Carlos Casamiquela.

También destacó que “desde el 2000 se ha vedado la captura por arrastre de fondo en una zona de 12.000 kilómetros cuadrados en el Mar Argentino”, una medida que “contribuyó visiblemente a la recuperación de juveniles de merluza, afectados por esta práctica de explotación pesquera”.

Asimismo, el Sistema de Monitoreo Satelital permite la localización de cada uno de los buques que operan sobre la Zona Económica Exclusiva Argentina, a fin de controlar el cumplimiento de las vedas y temporadas de pesca.

Existen zonas de veda combinadas con aperturas y cierres estacionales, zonas de veda fijas y de esfuerzo restringido, lo que sumado al trabajo de la Dirección de Control y Fiscalización, el conocimiento de las especies y sus patrones de comportamiento, da como resultado el manejo ordenado de las distintas pesquerías.

En la misma línea, el Consejo Federal Pesquero creó en junio de 2011 la Comisión de Seguimiento de la Pesquería de Merluza Común, que “permitió desde entonces trabajar en la administración de los recursos y demostró ser una herramienta eficaz y beneficiosa para mantener un contacto fluido con todos los actores del sector de dicha pesquería”.