Buenos Aires. La petrolera argentina YPF, filial local de la española Repsol, mantiene suspendida su producción en el sur del país sudamericano por un conflicto sindical que se profundiza a favor de mejoras salariales, dijo este domingo a Reuters una fuente sectorial.

La empresa debió frenar en los últimos días sus actividades en cuatro yacimientos de la patagónica provincia de Chubut, luego de decidir la suspensión de la producción en la austral Santa Cruz a partir del fin de semana pasado.

"La situación (de huelga) continúa pese a recibir la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo. Sucede que en asamblea resolvimos seguir con el plan de lucha", sostuvo telefónicamente José Lludgar, secretario general del Sindicato del Personal Jerárquico y Profesional del Petróleo y Gas Privado de la Patagonia Austral.

Hasta que no se reincorporen a empleados despedidos, la medida de fuerza tendrá validez, agregó.

Por su parte, un portavoz de la petrolera bajo condición de anonimato dijo a Reuters que "todo sigue igual" que en los últimos días.

Empleados jerárquicos de YPF en Santa Cruz y Chubut comenzaron una huelga la semana pasada por mejoras salariales que derivó en violentos incidentes entre huelguistas y trabajadores que no se plegaron a la protesta, según la empresa controlada por Repsol.

Representantes del sindicato viajaron a Buenos Aires este viernes para negociar una salida al conflicto con las autoridades del Ministerio de Trabajo, pero se quejaron por la ausencia de representantes de YPF.

Desde la empresa, la que aún no informó en cuánto se vio perjudicada su producción por la huelga, se adujo que no fueron citados a la convocatoria.