Sao Paulo/Buenos Aires. La filial argentina de la estatal brasileña Petrobras, a la que le fue revocada una concesión de hidrocarburos en la provincia patagónica de Neuquén, dijo este miércoles que realizó las inversiones requeridas y que está a disposición para dialogar en busca de una solución.

Neuquén, la mayor productora de gas natural de Argentina, suspendió este martes la concesión de un área de Petrobras con el argumento de que la empresa brasileña no realizó inversiones para aumentar la producción.

Petrobras dijo en un comunicado que fue notificada el miércoles por el gobierno de Neuquén sobre la decisión de decretar "unilateralmente" la caducidad de la concesión de explotación del área Veta Escondida.

"Petrobras aclara que ha cumplido con todos los requisitos de concesionarios y que a su entender continúa vigente el acuerdo de exploración y explotación, en el marco de sus derechos de concesión y de renegociación", dijo la empresa.

Según ese acuerdo alcanzado en el 2008, la finalización formal de la concesión está prevista para el 2027, explicó.

La petrolera brasileña prevé invertir unos US$1.800 millones en Argentina entre el 2011 y 2015.

Una fuente que pidió no ser identificada dijo previamente en Brasil que Petrobras estaba intentando negociar una solución y que esperaba que la revocación de la concesión fuera revertida.

La petrolera, que es la operadora y además tiene el 55% de la concesión en el área argentina, informó que en el último trienio hizo desembolsos por más de US$10 millones para buscar nuevas acumulaciones de hidrocarburos y ha iniciado esfuerzos en la búsqueda de carburantes no convencionales en la misma área.

Petrobras actúa en 19 áreas de producción en tierra en Argentina, además de 14 áreas de exploración, tres de ellas marítimas.

"Aunque Petrobras no ha incurrido en ningún incumplimiento que admita esa decisión del gobierno de Neuquén, la compañía continúa a disposición de las autoridades provinciales, con vistas a mantener un diálogo constructivo a los fines de sus actuales y futuros emprendimientos", dijo.

YPF bajo presión. Un declive de la producción ha obligado a Argentina a realizar millonarias importaciones de hidrocarburos, lo que ha erosionado su superávit comercial.

Para contrarrestar esa situación, el gobierno Federal ha exigido a las petroleras para que incrementen sus inversiones y produzcan más.

YPF, la mayor petrolera argentina y controlada por la española Repsol, está bajo presión del gobierno nacional y de los distritos petroleros para aumentar su declinante producción de crudo y gas natural.

Varias provincias argentinas quitaron recientemente áreas petroleras a YPF argumentando falta de inversiones y baja producción, e inversionistas temen que el gobierno tome el control de la filial argentina.

La suspensión de la concesión en Neuquén tomó por sorpresa a la presidenta de Petrobras, Maria das Graças Foster, según dijo este martes el diario O Globo. Una segunda fuente brasileña dijo que el gobierno argentino era "solidario" con Petrobras en su disputa con Neuquén.

La petrolera brasileña prevé invertir unos US$1.800 millones en Argentina entre el 2011 y 2015.

La firma anunció desinversiones en el exterior para hacer frente a las fuertes inversiones necesarias para desarrollar sus masivos yacimientos costa afuera. La operación incluiría la venta de activos en Argentina.

La presidenta argentina, Cristina Kirchner, había pedido en marzo a Brasil que Petrobras aumentara su presencia en el país.