Argentina podría llegar a tener un déficit en su balanza energética de cerca US$3.000 millones en 2011, sin embargo el avance acelerado de inversiones en los sectores de petróleo y gas extraídos por medio de fracking le permitirán recuperar su autoabastecimiento.

Así se desprende de varias de las primeras disertaciones en la exposición Oil and Gas 2011, que se lleva a cabo en Buenos Aires desde el domingo pasado. Es así como, Tomás García Blanco, encargado de Exploración y Producción de Repsol-YPF, aseguró que en Argentina “podemos replicar lo que se está haciendo en EE.UU. y depender cada vez menos de la energía exterior”, en tanto que el secretario de Energía, Daniel Cameron, predijo que “volveremos en el corto y mediano plazo al equilibrio pleno”, en virtud de “los programas que venimos lanzando como Gas Plus y Petróleo Plus, que ya han comenzado a dar resultados”.

El funcionario se refería al descubrimiento, hace poco, de un yacimiento de petróleo y gas en Vaca Muerta, localidad situada en la provincia de Neuquén. Gracias a éste se podría incrementar las descendentes reservas de Argentina en 750 millones de barriles (además de sus 4,5 billones de pies cúbicos de gas natural).

A este último respecto, un informe del Departamento de Energía de Estados Unidos estima que hay 774 billones de pies cúbicos de gas de esquisto en el país, lo cual significaría la posibilidad de convertirse en el tercer mayor poseedor de este recurso a nivel mundial, detrás de China y EE.UU.

La presidenta Cristina Fernández ha dicho que, aparte de las de Repsol-YPF, existen acuerdos de inversiones enfocadas en esta área por US$1.150 millones con petroleras como Apache Corp, Exxon Mobile Corp. y AES Corp.

En el momento actual, ya comenzó la extracción usando fracking (que supone inyectar agua y algunos solventes en el subsuelo para crear presión que obligue a subir el gas y el crudo), y Repsol-YPF puso en marcha, según García Blanco, una agenda de 18 meses de exploración intensiva, en busca de precisar el volumen efectivamente disponible de los recursos antes citados en sus concesiones dentro de la cuenca Neuquina. Pero este crecimiento no será sin polémica. Organizaciones ecologistas han comenzado a indicar que tanto las necesidades de uso de agua, como el potencial peligro de contaminación de napas freáticas son elementos que oscurecen la bonanza anunciada.

Por lo pronto, analistas del sector indican que 2012 también será un año en que las importaciones de energía superarán a las exportaciones en Argentina, con un déficit eventual escalando hacia los US$5.000 millones.

Cameron, no obstante, indicó que no esperaba que la situación llegue a tanto, en particular por el aumento incesante de las exportaciones de biocombustibles. Es así como el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) pronosticó que Argentina utilizará 17 millones de las 48,8 millones de toneladas cosechadas en 2011 para elaborar 3,2 millones de toneladas de biodiésel, lo que supone un aumento del 28% respecto de 2010.