Buenos Aires. El Gobierno argentino presentó este miércoles nuevos trenes de fabricación china para renovar la línea Sarmiento, foco de reiterados accidentes que en los dos últimos años se cobraron la vida de más de medio centenar de personas.

"Es una generación del siglo XXI, imagínense que hacía más de medio siglo que no ingresaba una formación nueva a Argentina", explicó el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, encargado de presentar los nuevos trenes junto al jefe de Gabinete del Gobierno, Jorge Capitanich.

Aunque se había anunciado de forma oficial que la presidenta argentina, Cristina Fernández, sería la encargada de encabezar el acto, finalmente la jefa de Estado no acudió "por problemas de agenda", según los medios locales.

"La incorporación de estos trenes indica claramente una calidad extraordinaria en la prestación de servicio", apuntó Capitanich.

"Es muy bueno para que el pueblo argentino sepa cómo se invierte tanto en la renovación de vías, como en la infraestructura integral ferroviaria, como los trenes", subrayó el jefe de Gabinete.

Por su parte, el titular de la cartera de Interior destacó que los nuevos trenes están dotados de sistemas de seguridad y frenado con tecnología alemana, japonesa y sueca.

El objetivo es evitar la repetición de accidentes como la Tragedia de Once de febrero de 2012, donde murieron 52 personas y 700 resultaron heridas al empotrarse un tren de la línea Sarmiento contra un andén de la transitada estación de Once en Buenos Aires.

Un año y medio después de aquel siniestro, el choque de dos trenes en el oeste del conurbano bonaerense causó tres muertos y más de 300 heridos en la misma línea.

El último accidente ocurrió el pasado noviembre, en plena campaña electoral legislativa, y dejó un saldo de 80 heridos.

Tras los distintos siniestros, el Ejecutivo de Cristina Fernández optó por estrategias de nacionalización total o parcial de las líneas y anunció inversiones y mejoras en la seguridad ferroviaria.

Sin embargo, el servicio de trenes, que usan a diario unos 2,7 millones de pasajeros que se desplazan entre la ciudad de Buenos Aires y su poblada área metropolitana, sigue siendo objeto de fuertes críticas por parte de los usuarios.

El próximo 18 de marzo comenzará el juicio para esclarecer las causas del accidente de 2012 en Once y la responsabilidad de más de una treintena de imputados, entre los que figuran los exsecretarios de Transporte Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime.