La producción de carne vacuna bajó un 21,8% entre los primeros 9 meses de este año y el mismo período de 2009 a 1,98 millón de toneladas, según un informe difundido ayer por la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (CICCRA).

El peso del ajuste recayó en el mercado externo, con una disminución en las exportaciones del 48,4% en términos anuales, y en el consumo doméstico que retrocedió un 15,7%.

Causas. La entidad, que agrupa a los pequeños y medianos frigoríficos, estimó en su informe mensual que la faena de cada mes se sostiene en el millón de cabezas, «alrededor del 25% por debajo del promedio mensual registrado en los dos años anteriores».

Las causas de la caída que se indican en el estudio son "la política antiganadera 2005-2009 y la fuerte sequía 2008-2009", a lo que se adicionó «el efecto potenciador que tiene el inicio de una fase de retención de vientres, incentivada por la recuperación del precio de la hacienda», y también la reaparición de las pasturas en la primavera que obligan a mantener a los animales en el campo.

En enero-septiembre de 2010 la producción se contrajo en 551.000 toneladas (res con hueso), es decir un 21,8% en relación con el mismo período del año pasado. «En términos absolutos, la mayor parte del ajuste recayó en el mercado doméstico, ya que absorbió 322.816 toneladas menos que en enero-septiembre de 2009, y las exportaciones retrocedieron en 228.450 toneladas». No obstante, el informe estimó que proporcionalmente, el ajuste se produjo en el mercado externo, ya que «las exportaciones cayeron un 48,4% en términos anuales y el consumo doméstico sólo retrocedió un 15,7%». Desde la industria frigorífica exportadora, un alto directivo dijo a este diario que la situación es «dramática», y que el sector necesita rápidamente volver a exportar para recuperarse.

Oferta. En el acumulado de los primeros nueve meses del año, la faena total fue de 9,04 millones de cabezas y la caída fue del 24,5% interanual. «A lo largo del año en curso se habrían dejado de faenar 2,94 millones de cabezas en relación con el período enero-septiembre de 2009», indica el trabajo. Asimismo, se señala que si la producción disminuyó menos que la faena total se debió a la recuperación del peso promedio de los animales faenados (+6,0% anual).

Según la entidad, este año la oferta de hacienda para enviar a faena disminuye a una tasa del 25% anual, «algo que nunca se había observado en los últimos 30 años». Por este motivo, el precio del kilo vivo y los precios a lo largo de toda la cadena de valor aumentaron «en proporciones mayores a las observadas en crisis previas».

Por caso, entre los cortes vacunos, las mayores subas se concentraron en asado de tira (19,5%), paleta, falda, bife angosto y bola de lomo (17,3%). En tanto, las menores subas se registraron en el lomo (11,1%) y la caja (de cuatro unidades) de hamburguesas congeladas (1,9%).