El presidente de Acara (Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina), Abel Bomrad, informó a través de un comunicado que en el período de referencia esta actividad tuvo un crecimiento del 13,5% en comparación con el 2012, lo que constituye una nueva marca, que incluso superó las 860.000 unidades del 2011, que fue el registro más alto.

El número de vehículos registrados correspondiente sólo a diciembre pasado ascendió a 49.362 unidades, es decir, hubo un incremento del 31% en comparación con el mismo mes de 2012, en el que se matricularon 37.551 vehículos, reportó el organismo.

Bomrad expuso, sin embargo, que "el sector está cauteloso y preocupado sobre la manera en que se acomodará el mercado a las recientes medidas impositivas anunciadas. Los primeros meses de 2014 servirán para empezar a trazar una tendencia".

El presidente de Acara se refirió en estos términos al incremento impositivo dispuesto por el Gobierno argentino que alcanza el 30 por ciento para unidades de entre US$26.000 y US$34.000, así como el 50% para las que superan ese rango.

El reporte de la Asociación de Concesionarios de Automotores da cuenta que entre los registros completados en 2013, el 61% correspondió a autos de origen importado, mientras que el 39% restante fue de producción nacional.

Las marcas más vendidas comparando 2012 y 2013 fueron Land Rover, con una variación positiva de casi 160%; Alfa Romeo, con cerca del 150% y BMW, con un aumento superior al 81%.

En cuanto a la comercialización de unidades de producción nacional, se acercó a los 800.000 vehículos en 2013, lo que mostró un crecimiento de 5% respecto a las 764.000 unidades producidas en 2012, aunque no supera el record de 830.000 automotores alcanzado en 2011.

Según el reporte de Acara, a nivel nacional la marca más demandada resultó ser Volkswagen (VW), con un total de 159.437 unidades.