La producción de automóviles en Argentina en 2011 superará los 750 mil vehículos y romperá la marca histórica esperada para la industria local de este año, que llegará a las 700 mil unidades.

El positivo escenario para 2011, será acompañado, sin embargo, por algunas dificultades, como la falta de escala de las autopartistas, las restricciones energéticas que afectan a Argentina, particularmente en épocas invernales, y las dudas incipientes acerca de qué ocurrirá con la cotización del real de Brasil, mercado que se lleva uno de cada dos automóviles producidos por la industria automotriz argentina.

En los primeros nueve meses de este año se fabricaron 512.000 unidades. Así, 2010 cerrará con el récord de 700.000 unidades fabricadas, un monto que algunos analistas estiran a 710.000.

El Centro de Estudios de la UIA (Unión Industrial Argentina)  detalla que "la expansión continúa siendo impulsada principalmente por el desempeño de las exportaciones", que suben 49,7% a nivel interanual, de acuerdo a Clarín.

Mercado argentino. Las ventas también baten récords, aunque la mayor tajada se la llevan los importados. La UIA señala que "el mercado interno está siendo abastecido de manera creciente por vehículos importados, con una cuota de mercado que en septiembre alcanzó el 62% de las ventas totales".

Aquí es clave el rol que juega la inflación. Milagros Gismondi señala que el precio de los autos aumentó 14,5%, contra una inflación del 25%, lo que a juicio de la economista hace que si los precios de los autos siguen creciendo bajo la inflación y el dólar no experimenta variaciones, existe un optimista escenario de demanda para 2011.

Mientras, 2010 cerrará con ventas en el mercado interno por 680.000 unidades. De éstas, 250.000 vehículos se habrán producido en  Argentina.

Para el 2011, las estimaciones indican que se fabricará un 10% más que este año. Pero sin nuevas inversiones de peso en el sector, no quedará demasiado margen para seguir creciendo.