Buenos Aires. Las instalaciones del mayor yacimiento petrolero de Argentina, Cerro Dragón, operado por la firma energética Pan American Energy y que controla la británica BP, fueron liberadas este domingo por trabajadores que las mantenían tomadas desde hace cuatro días, dijo uno de los líderes de la protesta.

Pan American Energy interrumpió este jueves como medida de seguridad el bombeo de crudo en el yacimiento de Cerro Dragón, en la patagónica provincia de Chubut, debido a una protesta de trabajadores del gremio de la construcción.

El yacimiento produce unos 100.000 barriles de petróleo por día, o cerca de 15% de la producción de crudo de Argentina.

"Bajamos del yacimiento, liberamos Cerro Dragón pero estamos en estado de alerta y en movilización", dijo por teléfono a Reuters Guido Dickason, secretario de prensa del Sindicato de Personal de Obras Mecánicas Civiles y Servicios del Sur de la Provincia de Chubut.

Los manifestantes, que aspiran a seguir negociando sus reivindicaciones, reclaman principalmente un incremento salarial de 11%, para equiparar su nivel de sueldo al del gremio de los empleados de mantenimiento y servicio que realizan tareas similares.

"Estamos en negociación y hay que demostrar flexibilidad", afirmó Dickason al explicar las razones que motivaron el retiro de los manifestantes.

La emisora Radio Chubut informó que, según un parte de la Gobernación regional, la policía ya tomó control del yacimiento y que agentes especializados recorren el campo para reunir "las pruebas o elementos necesarios para ser elevados oportunamente a la justicia".

No hubo ningún portavoz inmediatamente disponible de la empresa para comentar sobre el retiro de los manifestantes y acerca de si ya fue reanudado el bombeo de crudo.

La gigante británica BP cuenta con 60% de los activos de Panamerican Energy, que tiene su sede en Argentina, mientras que el 40% restante está en manos de Bridas, que en 50% pertenece a la china CNOOC.