Los nuevos desarrollos inmobiliarios ya ofrecen casi la totalidad de las operaciones en pesos, lo que les permite responder a las expectativas de los inversores y ofrecer planes de hasta 40 cuotas en moneda local.

La tendencia a hablar de los precios en pesos -en un mercado en el que el dólar siempre fue la referencia de los negocios inmobiliarios- comenzó a cambiar en los últimos nueve meses y prácticamente se generalizó en los nuevos emprendimientos, a partir de las nuevas normativas impuestas por el gobierno nacional en materia cambiaria.

Hoy, la tierra y el costo de construcción que se compone por los materiales más la mano de obra son los factores determinantes de ese costo, además de honorarios profesionales, de comercialización, sellados e impuestos entre otros componentes.

De todos esos componentes, el único que se mantiene todavía en dólares es la compra venta de los terrenos, mientras que los restantes ya están en pesos al momento de calcular el costo final, tal como se le presentan al desarrollador.

En alguno de los casos relevados, el contrato puede fijarse en dólares a precio fijo y ser pagados en pesos al tipo del cambio oficial del momento, o pactarlo en pesos ajustable por el índice mensual de la Cámara de la Construcción, reconocen especialistas del sector.

El gerente de operaciones de Grupo Monarca, Mariano Galeazza, dijo que "la decisión de pesificar las operaciones se tomó en noviembre como una necesidad comercial ante la restructuración cambiaria pero el cambio ni fue traumático porque el 80% de los costos son en pesos".

"El que no se adapta a esta norma queda afuera del mercado", enfatizó el operador al afirmar que su empresa "ya no se plantea la posibilidad de vender en dólares" y por eso tienen en pesos toda su oferta de siete emprendimientos en el denominado corredor norte bonaerense.

Para el directivo del grupo que tiene entre sus emprendimientos lo complejos Ribera Nordelta y Pasionaria San Isidro, "hoy la pesificación se dio de forma casi completa en gran parte del mercado, lo que cambia es el plan de pago que en nuestro caso puede ser un anticipo del 30% o 40% y luego un plan de pagos de entre 24 y 40 cuotas".

Si bien la mano de obra y los materiales resultan desde el pozo de la obra en pesos, los desarrolladores aún deben enfrentar en muchos casos la compra de la tierra para el proyecto en dólares para lo cual, en general, traspasan el costo a pesos al tipo de cambio oficial.

En similar línea, Ribera Desarrollos comenzó a ofrecer su complejo Al Río, de seis edificios de viviendas y oficinas en la Avenida Libertador y General Paz, Vicente López, con pagos en pesos al tipo de cambio del Banco Nación, según explicó su director Fabián Lusarreta.

"Como estamos en plena obra todos nuestros contratos son en pesos con todos los proveedores, con la constructoras y con quienes nos venden los insumos. En el caso de que tengamos algún componente importado tomamos el dólar al tipo de cambio oficial, lo cual no nos genera ninguna incidencia en los costos", explicó el directivo.

Para Lusarreta "el mercado -en el caso de los proyectos nuevos y en obra- se va acomodando a aceptar pesos, incluso como una ventaja competitiva, por lo que no va a haber problemas para su rápida generalización, algo distinto a lo que se percibe en el mercado de los usados".

Todos los consultados coincidieron en señalar que la ventaja principal de este mercado, y lo que se podría ver como una oportunidad, es que los bienes inmuebles resguardan el valor, más allá de la moneda utilizada en la compra venta.

En el caso de la empresa Eidico como todos sus proyectos son "desarrollos al costo" pueden ofrecer "un bien inmueble valuado en dólares pero que se puede pagar en pesos, y con una financiación que surge del propio sistema, ya que lo correspondiente a cada cuota se va inyectando para el desarrollo de la infraestructura del emprendimiento", explicó el director Jorge O´Reilly.

El directivo dio como ejemplo el último lanzamiento del barrio Santa Elena dentro de Pilar del Este, en el que "se decidió pesificar el cien por ciento del valor del lote, es decir que el interesado paga el anticipo del 30% en pesos y las 42 cuotas también en pesos".

Autorreferenciada como "una empresa de servicios", Eidico desarrolla desde el inicio del proyecto hasta la entrega del barrio con un sistema que aplica también a productos de renta o inversión, como ganadería, forestación, turismo y centros comerciales.