Buenos Aires. La petrolera YPF, controlada por el Estado argentino tras la expropiación del 51% de sus acciones a la española Repsol, colocó bonos por 312 millones de pesos (US$59,8 millones) entre inversores minoristas, anunció este miércoles la compañía en un comunicado.

La tercera emisión del bono YPF volvió a generar un fuerte atractivo en los inversores minoristas llegando al tope de su colocación.

La emisión que era de hasta 100 millones de pesos (unos US$19,1 millones) fue ampliada a 300 millones (US$59,4 millones), y culminó con 312 millones de pesos ofrecidos.

En la colocación, que rinde un 19% anual, participaron más de 11 mil inversores, de los cuales el 49,7% generó órdenes por menos de 10.000 pesos (US$1.918) inclusive.

"Por tercera vez, los argentinos volvieron a confiar sus ahorros a la producción, lo que demuestra que el Bono YPF sigue consolidándose como una herramienta de inversión productiva atractiva para los pequeños y medianos ahorristas", señala la petrolera en el comunicado.

En sus tres emisiones, el Bono YPF ya recibió 750 millones de pesos (unos US$144 millones), por parte de 35 mil ahorristas.

El bono estuvo pensado para un público masivo que no necesitó de conocimientos financieros sofisticados, y que con requisitos mínimos se pudo suscribir fácilmente por teléfono o por medio del sitio en Internet del banco.

El sector financiero volvió a mostrar gran interés, ya que para esta colocación se siguieron sumando entidades hasta hacer un total de 20.

En la primera edición habían sido nueve y en la segunda 18.

YPF aprobó hace una semana ampliar en US$2.000 millones el monto del programa global de emisión de títulos de deuda aprobado en 2012, lo que supondrá un total nominal máximo de 5.000 millones.

La petrolera anunció el año pasado un plan de inversiones por unos US$7.000 millones anuales en promedio para el período 2013-2017.

Para este año la inversión prevista es de US$4.600 millones.

El último balance anual de la compañía arrojó un beneficio neto de 3.902 millones de pesos (US$754,7 millones), un 12,2% menos que en 2011.

YPF está bajo control del Estado argentino desde mayo del año pasado, después de que el Parlamento aprobara una ley para expropiar el 51% de las acciones a Repsol, que mantiene una participación del 12% en la petrolera argentina.