Buenos Aires. El argentino Banco de Galicia, controlado por el Grupo Financiero Galicia, comunicó al Banco Central de Uruguay que no continuará con sus operaciones en ese país, que estaban virtualmente paralizadas desde el 2004.

La entidad dijo en una nota a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires que la decisión se enmarca dentro de un proceso voluntario de disolución y se tomó tras cumplir con todos sus clientes un compromiso de devolución de depósitos homologado en 2002, cuando el sistema financiero argentino atravesaba una grave crisis.

La autoridad monetaria uruguaya había revocado en 2004 la habilitación del Galicia para actuar como banco en esa plaza.

La entidad había sido intervenida preventivamente dos años antes con suspensión total de sus actividades, afectadas por el colapso financiero de Argentina en 2001/2002 que le provocó un masivo retiro de depósitos también en Uruguay.

El GFG controla en 94,6% del Banco Galicia de Argentina, la mayor entidad bancaria privada de capitales locales.