Santa Cruz. Los productores de arroz piden la presencia de cuatro ministros de Estado para iniciar el diálogo y buscar una salida a la problemática que enfrenta el sector por los bajos precios del grano; mientras continúa la toma de siete campos petroleros.

El presidente de la Federación Sindical de Comunidades Interculturales y Productores Agropecuarios de Yapacaní, Cirilo Sonabi, confirmó que la determinación fue asumida en un ampliado del sector, que tuvo lugar la tarde de este miércoles en la ciudad de Montero, al norte de Santa Cruz.

El sector dio plazo hasta las 10.00 para que se hagan presentes en Montero los ministros de la Presidencia, Carlos Romero; de Desarrollo Rural, Nemesia Achacollo; de Desarrollo Productivo, Teresa Morales; de Obras Públicas, Vladimir Sánchez; y el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, César Navarro.  

“Ante cualquier incumplimiento de las autoridades de gobierno, iniciaremos con el cierre de válvulas de las plantas petroleras tomadas pacíficamente”, advirtió Cirilo Sonabi.

Riesgo. La Gobernación de Santa Cruz alertó que el cierre de válvulas por parte de los comunarios de la zona del Norte Integrado podría derivar en la paralización del 5% de producción de líquidos y 6% de gas.

El delegado de Energía e Hidrocarburos de la Gobernación, Hugo Sosa, manifestó su preocupación por la medida asumida por los trabajadores del agro.

“Es peligroso que personas sin conocimiento puedan manipular las válvulas de los campos petroleros, siendo que éstos podrían explotar o causar daños técnicos”, subrayó Sosa.

Tomas. “Adoptamos ampliar la toma de los pozos petroleros en lugar de ir al bloqueo de la carretera a Cochabamba, que estaba previsto inicialmente, porque esto sólo perjudicaría a los productores de leche y hortalizas”, manifestó Sonabi.

Entre los campos intervenidos en la zona norte se encuentra los campos Humberto Suárez, Los Cusis, Patujusal, Palometas NW, Santa Rosa, Junín y planta de Yapacaní, todos ellos ubicados al norte de Santa Cruz.

Según los productores, los costos de producción bordean los US$55 por cada fanega de arroz de 200 kilos y actualmente se la viene comercializando a US$30, generando una pérdida económica de US$25.

“Esto se torna insostenible en el corto tiempo, porque no vamos a tener capital para sembrar la próxima campaña”, expresó Sonabi.

Sosa adelantó que el cierre de las válvulas podría disminuir las regalías que viene percibiendo la Gobernación.

Además añadió que la medida podría afectar a los ingresos por concepto de comercialización. La Gobernación dijo que la sobreoferta de arroz en los mercados es por la prohibición de las exportaciones.