Quito.- A puertas de la cosecha pico de verano del sector arrocero, los productores ecuatorianos esperan que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) tome los correctivos necesarios para evitar que el precio de la gramínea disminuya.

Aurelio Carpio, productor de Santa Lucía (Guayas), enfatizó que la situación actual es pésima, ya que no pueden cubrir los costos de producción. Carpio mencionó que la producción está normal, pues por hectárea recoge entre 50 y 60 sacas de 200 libras. El problema es el precio.

Las piladoras pagan $26 y con ello no cubre la inversión de $1.200 por hectárea.

Washington Núñez, presidente de la Corporación Nacional de Arroceros, manifestó que en las reuniones con el ministro de Agricultura Xavier Lazo solicitaron que tome acciones inmediatas para resolver la comercialización, entre ellas eliminar el precio piso y el techo.

Afirmó que en Los Ríos el costo por saca no pasa de $24 y en Guayas $28. Entre septiembre y octubre se espera una cosecha fuerte de arroz.

Ignacio Mendoza, gerente comercial de la UNA EP, afirmó que la compra de la cosecha es normal en los silos fijos de Daule y Babahoyo.

Javier Chon, presidente de la Corporación de Industriales Arroceros del Ecuador (Corpcom), recalcó que la UNA EP debe exportar el producto, puesto que el acopio llega a las 195.000 toneladas, que incluye piladoras, productores y la cadena de distribución.

Afirma que en Colombia sí necesitan el grano puesto que el déficit llega a 500.000 t. El gerente general de BanEcuador, Santiago Campos, comentó que el arrocero tiene la opción de refinanciar su crédito si no puede cumplir con los pagos.