Tegucigalpa. Los desacuerdos entre la agroindustria y los productores de arroz continúan. Los arroceros llegaron ayer a las instalaciones de la Secretaria de Agricultura y Ganadería de Honduras (SAG) a solicitar la intervención del Estado porque la agroindustria se niega a pagar 350 lempiras (US$18,17) por el quintal de arroz.

Fredy Torres, productor de arroz, aseguró que los molinos firmaron el convenio con un precio de 350 lempiras (US$18,17), aunque quedaron pendientes varios puntos, y sin embargo ahora quieren cancelar 330 lempiras (US$17,13) por quintal.

"Los molinos han recibido 240 mil quintales en enero y febrero, o sea unos 78 millones de lempiras (US$4 millones), y estamos solicitando que se cancele esa suma", dijo Torres.

Jacobo Regalado, titular de la SAG, dijo que actualmente se busca mantener el diálogo tanto con productores como con la agroindustria para establecer puntos de coincidencia que permitan la firma del reglamento interno del convenio para poder verificar la productividad.

"Recordemos que el productor necesita de la agroindustria para comercializar su producto y a la vez la agroindustria necesita del productor por la materia prima, por lo que la idea es que esta relación sea sana, competitiva y transparente", comentó Regalado.