Las exportaciones de banano de Costa Rica se han estancado en los últimos tres años. Según datos oficiales, las ventas al exterior se han mantenido entre las 106 y 107 millones de cajas de 18.14 kilos.

La Corporación Bananera Nacional (Corbana) aún no cuenta con datos cerrados de 2013, sin embargo, estima que el año pasado las ventas en los mercados internacionales fueron de 106 millones de cajas, es decir, la misma cantidad que en 2011 y levemente menor a la reportada en 2012, cuando se facturaron 107 millones de cajas.

El monto por la venta de la fruta el año pasado osciló entre los $820 millones colones (US$1,5 millones) y los $823 millones (US$1,5 millones). Una cifra similar a la de 2012 cuando se cerró con $822.7 millones (US$1,5 millones) pero inferior a la lograda en 2011 cuando el monto fue de $804.9 millones.

La razón de ese estancamiento recae sobre el lento repunte de la demanda internacional, especialmente de Europa, y por la alta competencia de otros productores como Guatemala.

Ambas razones son suficientemente poderosas para no dejar que el sector bananero de Costa Rica despegue, coincidieron tanto el gerente general de Corbana, Jorge Sauma y el presidente de la Cámara nacional de Productores Independientes de Banano (Anapoban), Édgar Quirós.

Quirós comentó al periódico local La Nación que la producción guatemalteca hace cuatro años rondaba los 60 millones de cajas por año. Sin embargo, la producción de dicho país ha dado un salto y ahora comercializa cerca de 90 millones de cajas anualmente gracias a los incentivos otorgados a los productores.

Por el lado de la demanda, en el caso de Europa, esta llegó, el año previo a la crisis de 2008, a niveles superiores de 12 kilos por persona. Sin embargo, luego, el consumo descendió a siete kilos por persona y no ha vuelto a recuperarse.