En un contexto de menor crecimiento local y regional, los precios de los inmuebles deberían nivelarse hacia abajo en el próximo tiempo, pero los altos costos de la construcción lo impedirán como hasta ahora, señaló el economista Ignacio de Posadas en una conferencia organizada por la Cámara Inmobiliaria Uruguaya (CIU).

El ex ministro de Economía aseveró que la caída de actividad afectará, más que al mercado inmobiliario, a la construcción.

“La lógica sería que en la medida que se enlentece la economía, los precios deberían buscar un nivel hacia abajo. No ha sucedido hasta ahora y me parece que va a costar mucho que suceda por los altos costos de la construcción y la falta de financiamiento bancario”, aseveró De Posadas en el evento.

El analista dijo que no observa que exista un grupo de propietarios urgido por deuda financiera que deba salir a vender, un motivo más para pensar que los precios de los inmuebles no sufrirían variaciones en el corto plazo.

Ante este panorama, la situación del sector verá un menor ritmo en su actividad pero sin sufrir un shock. “No va a haber un desbarranco pero quizá un trancazo prolongado, un enfriamiento; tendremos muchos carteles y pocas operaciones” en los próximos meses, indicó De Posadas.

En definitiva, hay una etapa que terminó y es importante adaptarse. Este es un tiempo bastante distinto”; en el mercado inmobiliario será importante “elegir bien los productos porque los márgenes van a ser finitos por mucho tiempo”.

El economista, quien criticó la ley de responsabilidad penal –“la ley del Sunca ha sido muy negativa”- porque atenta contra el sector de la construcción e inmobiliario, dijo que el mercado de los inmuebles se desarrolló últimamente con poco “apalancamiento, poca financiación”. Así “es más sano, y aunque haya problemas no hay burbujas”, explicó.

En esta etapa en que la actividad decae, algo que “pega más especialmente al mercado de la construcción”, el gobierno intentó dos medidas, según De Posadas. Una fue las iniciativas de Participación Público Privado (PPP) que, a entender del ex ministro, resultaron ser un “fracaso total”. La otra se encuadró en la ley de vivienda de interés social. “Es una apuesta fuerte del gobierno. Está marchando, aunque le veo algunas nubes, sobre todo por los altos costos de la construcción que conspiran en contra de la meta”.

En general, los analistas han coincidido que las viviendas de interés social, que apuntan a que la ciudadanía de ingresos medios acceda a un inmueble propio, son el factor que está dinamizando el mercado.